Loading

Arrancan priistas con la promoción de su precandidato a la presidencia

Mientras los partidos MORENA y el Partido Revolucionario Institucional ya decidieron quienes serán sus candidatos a contender por la Presidencia de la República, el primero de estos desde hace algunos años, y el PRI la semana pasada, el Frente Ciudadano sigue en la completa indefinición, con muchas dudas de quien podrá ser el que les compita a Andrés Manuel López Obrador y al “renacido” José Antonio Meade, quien el día de ayer saturó las redes sociales al registrarse como precandidato tricolor.
En su mensaje, el ahora precandidato priista hizo mención de la mini gira que realizó una vez que fue designado por el PRI, ya que para el a partir de que se dio a conocer que él era el elegido, todo será diferente, nuevo, tal vez emocionante, sin embargo tendrá que enfrentarse a una ciudadanía molesta, triste, desilusionada con al trabajo de un presidente que recuperó para su partido la Presidencia de la República y que para la gran mayoría no cumplió con las expectativas que había generado, ni las reformas estructurales, ni el combate al crimen organizado, pero si muchos casos de corrupción, de atropellos, de violaciones a los Derechos Humanos y hasta de errores simples y cotidianos que Enrique Peña Nieto competía una semana si y otra también, que hicieron en más de una ocasión ser la burla de todo un país.
José Antonio Meade empieza una contienda muy cuesta arriba, pero arropado como ya se pudo ver por los sectores y organismos de un partido que seguramente trabajará con todo para tratar de mantener la presidencia, sus reuniones con Carlos Aceves del Olmo, dirigente nacional de la CTM, con el duranguense Ismael Hernández Deras, presidente de la CNC, Arturo Zamora dirigente de la CNOP, Lorena Martínez del Movimiento Territorial, Hilda Flores del ONMPRI, Pablo Angulo de la Red de Jóvenes, le significan un primer acercamiento con quienes se supone van a trabajar para conformar los equipos necesarios que le signifiquen una campaña ganadora, está por demás decir que el ánimo y la confianza de los priistas esta por los cielos, a pesar de las adversidades están optimistas de lo que pueda suceder el próximo 1 de julio del 2018.
Por lógica, el ahora precandidato tricolor ha empezado a utilizar como base de sus discursos lo que considera como los principales logros de esta administración de la cual el formó parte hasta hace algunos días y que según la opinión pública no lo hizo tan mal en los diferentes cargos y responsabilidades que ha ocupado no solo en este sexenio, sino en el pasado, habla de los “resultados” de las Reformas de Peña Nieto, de la generación record en el tema de la generación de empleos, de la seguridad social, del nuevo Sistema de Justicia, del Educativo, del de Salud, del de Exportación, del Turístico, aunque hay que decir que no fue un discurso de optimismo desbordado ya que señaló la necesidad de ser autocríticos, algo de lo que por cierto, ya se encarga la oposición, “Pepe Meade”, como al parecer se va a manejar a partir de ahora reconoce que hay realidades que duelen, que ofenden y que lastiman, pero que como buen precandidato asegura que va a cambiar.
Seguramente su partido lo va a encaminar a una campaña de diálogo permanente con todos los sectores de la sociedad, porque no tienen de otra, en aceptación y reconocimiento empieza prácticamente de cero en las bases, con la gente “de a pie” contrario a la de su principal –por el momento- adversario, un López Obrador que aprovechará esta circunstancia para tratar de mantener la ventaja que ostenta hasta esta fecha, aunque no hay que perder de vista el comportamiento de la ciudadana una vez que empiece de manera formal esta contienda y con la “cartelera” completa.

Comenta con Facebook