Loading

Avance importante en el Combate a la Corrupción

la economia de la politica

El pasado 8 de Febrero, escribí en mi columna semanal, sobre la importancia que tenía la transparencia y la lucha contra la corrupción en un país en crecimiento como México. Pues son acciones que permiten fortalecer nuestras instituciones y por lo tanto hacen crecer al país a un mayor ritmo y de manera más sostenida. Entre otras cosas, en aquél artículo hice énfasis sobre la necesidad de darle impulso al Sistema Nacional Anticorrupción, que hasta entonces estaba trabado en el Congreso de la Unión.
Finalmente, después de meses de negociaciones y discusiones en la construcción del Sistema, el pasado martes se aprobó en el Senado de la República con 97 votos a favor, 8 en contra y 2 abstenciones, la Reforma Constitucional que crea el Sistema Nacional Anticorrupción, que dotará a las autoridades, y a la sociedad civil, de un nuevo andamiaje legal para prevenir, investigar y sancionar la corrupción en toda la Administración Pública de los tres niveles de gobierno, así como de particulares relacionados mediante contratos con el sector público.
Al ser una minuta de la Cámara de Diputados, y una reforma constitucional, solo resta que al menos 17 estados, a través de sus congresos locales la aprueben, para que de esta forma, pueda ser publicada en el Diario Oficial de la Federación. A la fecha, algunos estados ya se encuentran en el proceso de aprobarla. Como ejemplo, en Chiapas ya fue aprobada y en Sonora, la Senadora con licencia y hoy candidata a la Gubernatura, Claudia Pavlovich Arellano, hizo el llamado a todas las fuerzas políticas, especialmente a las de su partido, a sumarse a este esfuerzo y aprobar la reforma enviada por sus ex-compañeros de recinto.
La nueva reforma integra algunos puntos muy importantes y que vienen a cambiar el paradigma en el sector público en cuanto a prevención y persecución de actos de corrupción. Entre otras cosas, los servidores públicos ahora estarán obligados a presentar en tiempo y forma, su declaración patrimonial y de conflicto de intereses. Sin embargo, será decisión de cada uno de ellos si desea hacerlo de manera pública.
Ahora, a diferencia de como se hacía anteriormente, el titular de la Secretaría de la Función Pública deberá ser ratificado por el Senado con el fin de garantizar imparcialidad en su trabajo. Sobre este punto restaría saber qué pasó con la propuesta original del Presidente de la República, en la que se creaba el Fiscal Anticorrupción, que sería nombrado por el Senado, y no solo ratificado por el mismo.
Además de ello, el plazo para la prescripción de sanciones administrativas se amplía a siete años, mientras que anteriormente solo era de tres, y se obliga a los estados a crear Sistemas Locales de Corrupción, pues contrario a lo que pudiera parecer, es en las autoridades locales, en donde se encuentran la mayoría de los casos de corrupción, situación que nos cuesta a los mexicanos alrededor de 9% del PIB o alrededor de 1.5 billones de pesos al año según estimaciones del Banco Mundial, y en sobornos, las familias gastan alrededor de 32 mil millones de pesos al año.
Otras acciones a resaltar son: la creación del Comité de Participación Ciudadana, el nuevo esquema para fincar responsabilidades a servidores públicos, la creación de un comité que habrá de coordinar a los distintos niveles de gobierno y las nuevas facultades del ahora Tribunal Federal de Justicia Administrativa para sancionar a servidores públicos, entre muchas otras cosas más.
Sería mezquino negar que se están emprendiendo acciones contundentes en el combate a la corrupción. Si bien es cierto que aún queda largo camino por recorrer (Empezando por la implementación y correcto funcionamiento del Sistema) lo hecho hasta ahora sienta un precedente sobre el combate, y cambia de manera radical la forma en la que se venían haciendo las cosas. Veremos qué tal funciona, y si ya en la práctica es necesario modificar o agregar algunas disposiciones.

fcampÓscardosa@gmail.com
@JFCamposC

Comenta con Facebook