MINUTO X MINUTO

Con el caso de Odebrecht, la Fepade abrió la “Caja de Pandora” peor que el “Pemexgate”


La Fepade con Santiago Nieto como titular, se alejó de la tradicional subordinación al gobierno y a los órganos electorales de todos los tiempos y abrió la investigación a los ex gobernadores priístas Javier Duarte de Veracruz y César Duarte de Chihuahua y al sub secretario de gobernación Arturo Escobar del PVEM, a quien lo hizo renunciar a su cargo.
Pero el colmo para los que ya lo veían con preocupación, que lo hizo un fiscal más incómodo fue cuando emprendió con ahínco la indagatoria al ex director de PEMEX, Emilio Lozoya acusado por altos directivos de la empresa brasileña ODEBRECHT de soborno por 10.5 millones de dólares, cuando formaba parte del otrora intocable círculo cercano de EPN desde la campaña presidencial, logrando varias reuniones entre altos ejecutivos de la constructora y Peña. Como así lo sostiene la empresa brasileña.
Lo anterior abrió la caja de pandora, las presiones no se hicieron esperar y “Los patos le tiraron a las escopetas”, el indiciado por el delito de soborno, Emilio Lozoya, “voltea la tortilla” y de acusado pasó a victimizarse y a ser el acusador, señalando a Santiago Nieto, ex titular de la Fepade, de filtrar información sobre sus supuestas presiones para que lo declarara inocente.
Resulta inédito además de extraño, que ha casi ocho meses de la elección presidencial, no haya un titular en la Procuraduría General de la República, ni haya cabeza en la Fiscalía Anticorrupción, ni en la Fiscalía Especial para la Atención de los Delitos Electorales (Fepade). El andamiaje de la estructura de la procuración de justicia está desmantelado en sus cabezas.
De consumarse la destitución del ex Fiscal de Delitos Electorales, pese a la oposición de una mayoría de senadores que se resisten a convalidarla, ¿Deja en el limbo el supuesto soborno de la empresa Brasileña a quien fue Director de Pemex y los demás casos de corrupción electoral que estaban siendo investigados o entran al largo y oscuro túnel de las tácticas dilatorias hasta que el tema sea olvidado?
Lo más sano para la credibilidad del proceso electoral del 2018, es darle seguimiento a esta investigación de financiamiento electoral ilegal, le haría mucho daño darle carpetazo a ése asunto que nos exhibe ante el mundo como tramposos y tratar de victimizar al ex titular de Pemex, después de que él es el señalado por los ex directivos de la constructora brasileña, además, el INE está obligado a romper el silencio y sumarse a la agilización de esta investigación, frente a un escándalo que ya se hizo internacional.
Mal harían si dan carpetazo al asunto aún si se confirma la salida de Santiago Nieto al frente de Fepade, gran perjuicio ocasionaría a la disminuida confianza ciudadana en los procesos electorales, y un gran daño se infringiría a sí mismo el PRI, pues confirmaría el pánico por no tener bajo control los órganos electorales para el 2018.
Asoma una crisis institucional con una Cámara de Senadores enfrascada y paralizada con ése tema, en donde los senadores del PRI piden se vote si se acepta la destitución del fiscal electoral, mediante una urna y votación secreta, lo que le permitirá contar con algunos votos que en lo oscurito han amarrado con algunos senadores que tienen maiceados, que son de “doble cara” y de supuesta oposición.
En tanto que los senadores de todos los partidos de oposición, se adueñaron de la tribuna y exigieron que la votación por la destitución o restitución, sea a mano alzada o por tablero electrónico, y posterior a ser escuchados el acusador y el acusado, en ése orden, ante las comisiones respectivas y posteriormente el pleno tome un resolutivo.
Obligando a la directiva a suspender la sesión que se estaba llevando a cabo el pasado martes, por no darse las condiciones para seguir con la que se estaba llevando a cabo y en donde se pretendía que ayer miércoles se diera la votación secreta, en lo oscurito, según lo acordaron los senadores del PRI y del Verde y que se aprobara la remoción o reinstalación del titular de la Fepade.
Los opositores reclaman que los senadores como servidores públicos, deben hacer transparente su voto y que no hay razón para hacerlo oculto porque sería caer en complicidades.
Al destaparse la cloaca del escándalo de corrupción del 2012 que nos acaba de desprestigiar ante el mundo, sin titular de la PGR, sin Fiscalía Anticorrupción y sin Fiscalía para delitos electorales en pleno proceso electoral en marcha, nos coloca en un contexto muy atípico, que no presagia un desenlace limpio e incuestionable de las elecciones presidenciales.