Loading

Chantaje perredista

¿De qué tamaño tendría que ser el chantaje para que la dirigencia del PAN incurra en la violación de sus propias resoluciones, acuerdos y hasta de sus estatutos?
En contra de lo estipulado por su propia convocatoria y violando el Convenio de Coalición suscrito con el Partido de la Revolución Democrática, la dirigencia del PAN asignó espacios en posiciones de manera irregular en las planillas de candidatos a regidores.
Y no es asunto menor, pues se vulneran derechos políticos de militantes, se pisotea lo poco que le quedaba de credibilidad al panismo y se ponen en evidencia arreglos bajo la mesa, caprichos, chantajes y amenazas como moneda corriente en los manejos de la dirigencia en turno.
Y todo para satisfacer a la dirigencia de otro partido que tiene muy poco que aportar y mucho que restar al panismo.
El mejor ejemplo es lo que ocurre con la segunda posición en la planilla de regidores para el municipio de Durango.
La primera posición nadie la discute, la asigna el propio PAN a un candidato ciudadano a propuesta del candidato a alcalde, también ciudadano, y todos contentos. Y es clave recalcar que se trata de ciudadanos sin partido.
Según el convenio y la convocatoria, las posiciones dos, tres, cuatro, seis, siete, nueve, diez, doce y catorce serán asignadas por la Comisión Permanente, con base en los estatutos del partido.
Las posiciones cinco, ocho, once y trece están específicamente señaladas para que las asigne el PRD. Así los establecen con precisión los documentos debidamente aprobados, publicados y vigentes. No existe ningún acuerdo que modifique, altere o cambie esas disposiciones.
Contraviniendo lo dispuesto, la Comisión dejó la posición dos de la planilla para que sea asignada por el PRD.
Tal vez intenten decir que en realidad la está asignando el PAN pero… ¿a un perredista?
Y asignarla a un perredista es irregular; la convocatoria establece claramente que en la selección pueden participar “ciudadanos” y militantes de Acción Nacional, no militantes de otro partido y hay constancia de que la persona asignada es militante con todos sus derechos, del PRD.
La misma convocatoria establece que la asignación que se haga será con base en los estatutos y estos son claros, el PAN solo puede postular a militantes o ciudadanos sin partido, y evidentemente ese no es el caso.
Hay una flagrante irregularidad al asignar al PRD un espacio que no estaba debidamente previsto en el convenio de coalición ni en la convocatoria.
Violan sus estatutos al postular para una candidatura aprobada para un panista a una persona con militancia política en otro partido.

¿Y todo para qué?
Es de sobra sabido que el PRD en Durango es un membrete y poco más. Cada elección se ha mantenido en el cuarto o quinto lugar de la votación.
Le apuestan a acumular votos. Habrá quien crea que los votos obtenidos se pueden sumar en forma aritmética cuando hay una alianza o coalición, quienes entienden de política saben que no es así y, la experiencia previa en alianzas con el PRD en Durango les ha demostrado, hasta el cansancio, que esa alianza resta, especialmente en espacios.
Pero hay que ver las explicaciones. Al asignar los espacios en la lista de candidatos a diputados plurinominales y en las regidurías que sí le corresponden al PRD, el dirigente estatal René Galindo Bustamante no pudo acomodarse.
Y a alguien se le ocurrió consolarlo con una de las primeras posiciones en la lista de regidores; la primera no porque es del candidato a alcalde y el candidato propuesto es muy bien visto. Se les ocurrió entonces la segunda. Ah, pero como esa posición por equidad de género debe ser para una mujer lo resuelven también fácil: que sea para la esposa.
Un verdadero insulto al panismo, a la inteligencia y a la democracia.
Y el panismo ya había resuelto un acomodo basado en las reglas; pero el perredismo se montó en su macho y amenazó y chantajeó hasta salirse con la suya.

Twitter: @MCervantesM

Comenta con Facebook