Loading

Con nuestro voto todo es posible…

Hoy no hay permiso para soñar. Hoy todo es posible con nuestro voto, razonado y reflexivo, dejemos a un lado promesas fantasiosas. Es un momento de suma importancia el que debemos tener nuestra mente clara.
No nos dejemos engañar, hasta ahora ningún candidato se puede erigir como ganador, las encuestas ya quedaron atrás y cada una de ellas fue pagada por algún partido político, las encuestas en sí son propaganda, las verdaderas encuestas “internas” de cada instituto político no se publican pues son herramientas de la estrategia de campaña en cada uno y con ellas se detectan las debilidades y fortalezas de cada candidato que permiten modificar la estrategia de la campaña. Es pues nuestro voto el que decide y nadie más, por ello este espacio lo dedicamos a ese momento de decisión que nos permitirá emitir nuestro voto por el candidato o partido que consideramos es la mejor opción.
Kairos es una palabra de origen griego que encierra en sí misma un concepto filosófico, que representa un lapso indeterminado en que algo importante sucede. Su significado literal es “momento adecuado u oportuno” y en la teología cristiana se asocia con “el tiempo de Dios”.
Y sí, efectivamente, todo tiene un kairós, un tiempo adecuado y oportuno para suceder, tal vez es sólo un instante o una porción brevísima de tiempo en el que lo que pudiera ocurrir empiece y transcurra o simplemente no suceda o que, obligadamente, ocurra porque así deba de ser y no nos demos cuenta.
Todo pasa cuando tiene que pasar, la diferencia es si estamos atentos a eso o no y si aprovechamos los instantes que aceleran los procesos o simplemente dejamos que estos sucedan.
Ya sean unos u otros, kairós es el concepto que nos demuestra lo que bien decía Mauriac: El tiempo siempre está maduro, la pregunta es para qué.
Porque los momentos adecuados y oportunos están siempre ahí y traen consigo una nueva oportunidad. Una oportunidad para hacer que algo suceda o bien, una oportunidad para darnos cuenta, de que algo ya está sucediendo o puede llegar a suceder.
Por eso hoy tenemos la el tiempo suficiente en el que debemos poner todo el esmero en los instantes que rodean sus proyectos, sus intereses, su persona y su vida, porque es seguro que ahí están y no se detienen, aparecerán una y otra vez mostrándole su esencia, sus avances, sus retrocesos, el nivel de su excesiva implicación o de su falta de interés y, sobre todo, le mostrarán el potencial que hay o no en ellos y el abanico de posibilidades que ofrecen.
Recordemos siempre que todo lo que elegimos a lo largo de nuestra vida tiene un tiempo y un proceso nace, se desarrolla, madura, vive y muere.
Si es lo que elegimos, es nuestra responsabilidad procurarle toda la atención que sea posible, porque no siempre las cosas serán como las hayamos planeado, porque tienen su propio tiempo, sus necesidades, sus demandas y también sus instantes de paz, de reflexión de observación, de razonamiento, de sentimiento y de toma obligada de nuevas decisiones, ya sea para seguir, para no seguir, para crecer o para terminar.
Por eso mantengamos siempre nuestros sentidos abiertos y flexibles, porque todo cambia y es en esos kairós donde tenemos la oportunidad de elegir, de tomar nuevos caminos, nuevas decisiones y, sobre todo, nuevos y mejores compromisos que nos permitan permanecer o no alineados a lo que queremos de nosotros mismos y de nuestra vida.
El tiempo es la suma de todos esos instantes, es la coordinación o la descoordinación entre instantes nuevos y viejos, entre los que llegan y los que se van cada instante es una oportunidad que tomamos o que dejamos ir cada tiempo, cada instante y cada oportunidad es, en conclusión, nuestra vida.
Nuestra vida, un gran cúmulo de experiencias que transcurren en una línea de tiempo en ese kairós, en ese lapso indeterminado en que algo importante sucede.
El momento adecuado u oportuno es así de breve en la vida de cada uno por eso no espere a que algo pase para que todo pase, porque todo está ahí pasando todo el tiempo mejor esmérese en aprovechar la oportunidad que se nos ofrece a cada instante.
Votemos por un México mejor, no por un retroceso, votemos por la tranquilidad y la paz, el bienestar y la oportunidad para todos.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com
Twitter: jparreolatorres
Blog: Juan Pablo Arreola Torres
Facebook: Juan Pablo Arreola Torres

Comenta con Facebook