Loading

CONSUMO DE CARNE Y RIESGO DE CÁNCER

carneUn tema controvertido a nivel mundial que ha causado una avalancha de información es la reciente publicación realizada por la OMS en la que existe una relación del consumo de carne con la presencia de cáncer, en especial el colorectal, esto ha causado más controversia cuando el consumo de carne ha sido identificado como un alimento, ya que es considerada la carne roja alta en hierro, algo que las niñas adolescentes y mujeres en edad fértil tienen escaso, el hierro heme en la carne roja es fácilmente absorbido por el cuerpo, la carne roja también suministra la vitamina B12, que ayuda a hacer el ADN y mantiene los nervios y células sanguíneas sanas y rojas, y el zinc, que mantiene el sistema inmunológico en correcto funcionamiento.
La carne roja provee proteína, que ayuda a construir los huesos y los músculos.
Para las enfermedades del corazón, la respuesta es muy clara, algunas carnes rojas son altas en grasas saturadas, lo que aumenta el colesterol en la sangre. Los altos niveles de colesterol LDL aumentan el riesgo de enfermedades del corazón.
Cuando se trata de cáncer, la respuesta no es tan clara, muchos investigadores dicen que aumentan el riesgo, especialmente para el cáncer colorrectal.
Un panel de 22 científicos de 10 países de la Agencia Internacional para la investigación del Cáncer, parte de la agencia sanitaria de Naciones Unidas, ha sido el encargado de revisar los estudios científicos publicados sobre este tema y han concluido que comer carne procesada como salchichas, hamburguesas o embutidos aumenta el riesgo de sufrir cáncer.
El dictamen considera que este tipo de alimentos es “carcinógeno para los humanos” y lo incluye en el grupo de sustancias más peligrosas para la salud junto con el humo del tabaco, el alcohol, el plutonio o el aire contaminado, entre otros más de 100 compuestos analizados anteriormente. El organismo también considera que la carne roja (vacuno, cerdo, caballo, cordero, cabra…) es “probablemente carcinógena”.

¿Qué es la carne procesada?
El estudio de la OMS considera carne procesada “cualquier tipo de carne que ha sido transformada con sal, curación, fermentación, ahumado, para mejorar el sabor y preservar el alimento”. Esto incluye salchichas, algunas hamburguesas de carne picada y también embutidos, desde el peor chorizo al mejor jamón. Aunque la mayoría de estos productos son de carne de vaca o cerdo, este grupo también incluye embutidos hechos con sangre, carne picada de ave o vísceras.
La OMS considera carne roja la que proviene del músculo de un mamífero, lo que incluye vacuno, cordero, cerdo, caballo y cabra.
El estudio completo será publicado por la Agencia Internacional para la investigación del Cáncer, en unos meses.
Un sumario del mismo publicado hoy en The Lancet Oncology señala que la mayor parte de las evidencias se basan en estudios epidemiológicos realizados en varios países, esos trabajos muestran que este tipo de carnes se asocian con una mayor incidencia del cáncer colorrectal.
El estudio encuentra una asociación directa entre estos alimentos y el “cáncer colorrectal en 12 de los 18 estudios con información relevante hechos en Europa, Japón y EE UU” y resalta el estudio que “hay una asociación positiva” entre el consumo de estos alimentos y el cáncer de estómago.
En cualquier caso, es importante recordar que el riesgo adicional de estos alimentos para una persona es limitado, según reconoce incluso la Agencia Internacional para la investigación del Cáncer en un comunicado. En concreto calcula que el consumo diario de 50 gramos de carne procesada aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%. Pero ese consumo ha de ser continuo, durante años, para tener ese efecto. Esto supone que “para un individuo, el riesgo es pequeño, pero aumenta con la cantidad consumida”.
De acuerdo con estimados citados por la OMS, cerca de 34.000 muertes por cáncer al año pueden atribuirse a dietas que son altas en carnes procesadas. Esa es una pequeña fracción de las 8,2 millones de muertes que causó en 2012 el cáncer, según los últimos datos de la OMS.
Por sus comentarios gracias fournierfrancisco@hotmail.com

Comenta con Facebook