Loading

¡Crece la inversión!

> Del cine como en el cine

La presentación del Programa Nacional de Infraestructura 2014 a cargo del gobernador Jorge Herrera Caldera tiene un significado muy especial: Durango no es el mismo de hace algunos años a la fecha; el campo es fértil para nuevas inversiones que consoliden las amplias perspectivas de desarrollo comercial e industrial con proyectos a mediano y largo plazo.
El monto de la inversión de más de 20 mil millones de pesos no es poca cosa, pues permitirá al Gobierno del Estado desarrollar una amplia agenda de proyectos en áreas estratégicas de crecimiento. En el rubro educativo la aplicación de recursos permitirá apuntalar el esquema educativo.
En el tema de carreteras se continuará con la ampliación de la red carretera y caminos alimentadores; en seguridad pública y proyectos ferroviarios el gasto es importante y significativo.
Tras el anuncio de la inversión extraordinaria que se destinó a la entidad para apuntalar el crecimiento, Durango se ubica en el séptimo lugar en cuanto al monto de los recursos que destina el Gobierno Federal.

Protagonismo excesivo
El laureado cineasta Alfonso Cuarón puso la nota discordante de la semana con el tema de la reforma energética.
Tras un éxito efímero con su famosa carta de diez puntos que le envió al Presidente Enrique Peña Nieto, el cineasta se alzó como duro crítico del gobierno.
Pidió le aclararán de algunos puntos y su petición fue satisfecha a pie juntillas por funcionarios federales del gobierno peñista.
Para el cineasta hasta ahí las cosas iban bien. Pero el exceso de protagonismo lo hizo perder piso y lo que fue un acierto se convirtió en un error garrafal.
La ocurrencia de un nuevo desplegado a través del cual pide que la reforma energética se abra a un debate público con la participación de diversos actores políticos, sociales e intelectuales de reconocida solvencia moral no tuvo el éxito esperado pues de refilón enfoco sus baterías a los medios de comunicación a los cuales tildó de “vendidos”.
Pidió mayor apertura de los medios para aclarar dudas, lo que es una apreciación sesgada y retrógrada pues ahora más que nunca hay libertad de información.
El interés ciudadano por ser informado y conocer los temas que atañen a las mayorías obnubiló al ganador del Óscar y lo condujo por un camino en el cual no tienen mucho que aportar.

Comenta con Facebook