Loading

Cruzada por la lectura

En medio de la guerra sin cuartel que el Gobierno Federal ha declarado al llamado Huachicoleo, y cuyos efectos comenzamos a sentir acá en nuestra tierra a partir del pasado fin de semana, López Obrador anunció, en gira por el estado de Sinaloa, el inicio de la Estrategia Nacional de Lectura, proyecto que busca fomentar el hábito y el gusto por esa actividad.

De acuerdo a las cifras del índice de lectura de la UNESCO, nuestro país ocupa el lugar 107 de 108 naciones consideradas en el estudio. De igual forma, y de acuerdo a la encuesta de Modulo de Lectura (Molec) de INEGI 2018 de cada 100 personas de 18 años y más, 45  declararon haber leído un libro, mientras que en 2015 lo hicieron 50 de cada 100.

Este mismo estudio muestra que la carencia lectora en el país se debe a diferentes factores: la falta de tiempo es la más citada por los mexicanos encuestados con un 45.6 por ciento; le sigue la falta de interés con 24.4 por ciento; un 14.8 por ciento prefiere realizar otras actividades; mientras que los problemas de salud y la falta de dinero fueron otros argumentos con porcentaje menor.

En años anteriores se realizaron esfuerzos por tratar de inculcar el hábito de la lectura entre la población. En abril de 2008, por ejemplo, el Congreso Mexicano aprobó la Ley para el Fomento de la Lectura y el Libro, la cual pretendió incentivar la lectura a través de la red de bibliotecas públicas, así como el impulso de librerías y puntos de venta y la creación de la política de precio único, que no aludía a un mismo costo en todos los libros sino que un título costara lo mismo en cualquier parte de la República y en cualquier librería; ofreciendo así un aumento de oportunidades de adquisición para los lectores.

El encargado de despacho del Fondo de Cultura Económica, el escritor Paco Ignacio Taibo II, quien en la pasada edición de la Feria Internacional del Libro en Guadalajara explicó el tsunami electoral que significó el contundente triunfo en las urnas de MORENA en todo el país, de la siguiente y elocuente manera: “Sea como sea se las metimos doblada, camaradas”, será el encargado de encabezar esta estrategia. Más allá de sus dislates, Taibo II ha sido un incansable promotor de la lectura y, en algún momento llegó a ser de los autores nacionales más leídos, especialmente con la saga del detective Héctor Belascoarán Shyne, entre las que destacan “Algunas nubes” y “Días de combate”.

Como parte de la estrategia se pretende, a decir de Taibo II, construir 130 librerías en el país, publicar una colección denominada “Vientos del Pueblo” con libros de un costo de entre 10 y 15 pesos, establecer una red de bibliotecas y regalar libros. Todas estas acciones acompañadas de sus respectivas campañas de difusión en medios de comunicación y redes sociales con el propósito de generar en la infancia y adolescencia el hábito de la lectura como una práctica placentera y que abra posibilidades de conocimiento.

Hay que reconocer que en esta cruzada, a diferencia de la que se emprendió en contra del huachicoleo, tiene establecidos sus objetivos y su estrategia para llevarse a cabo.

Por otro lado, también corrige el menosprecio inicial que demostró de arranque la Administración federal para con la cultura. Se redujo el presupuesto para este rubro y, por si fuera poco, se nombró al flamante diputado del partido en el poder, Sergio Mayer, como el presidente de la comisión de cultura en la Cámara de Diputados.

La lectura es un vínculo a la creatividad, mejora la memoria, amplia nuestros marcos de referencia un individuo con el gusto de la lectura contribuirá a una sociedad menos vulnerable, con mayor crecimiento y desarrollo social. Leer libera,  amplía nuestra perspectiva, fomenta  nuestra imaginación y es, además, un encuentro con el desarrollo.

Ojalá y tenga éxito esta estrategia que persigue un fin loable. Pero habrá que estar atentos para que no se convierta en un pretexto para el adoctrinamiento político.

ladoscuro73@yahoo.com.mx

@ferramirezguz

Comenta con Facebook