MINUTO X MINUTO

CSG el gran ganón con los cambios de gabinete y, Aurelio Nuño, ¿“carta bajo la manga”?


El relevo de Aurelio Nuño Mayer para suplirlo como titular de la SEP, toda vez que éste se fue de coordinador de campaña de José Antonio Meade Kuribreña, fue nombrado por el presidente Enrique Peña Nieto, el hidrocálido Otto Granados, quien lleva el fierro de errar del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, de quien fue poderoso coordinador de Comunicación Social durante su mandato, Gobernador de su estado natal, Aguascalientes.
Otro salinista, su concuño, José Antonio González Anaya, quien ocupó en este sexenio peñista el cargo de Director General del IMSS y como Director de la otrora poderosa descentralizada Petróleos Mexicanos (PEMEX), fue ascendido en estos tiempos de relevos por los movimientos del gabinete preelectorales, como sucesor del candidato del PRI, Meade Kuribreña, secretario de Hacienda y Crédito Público. Dándole el privilegio de dejar al frente de la descentralizada, a un subordinado.
En estratégico lugar también está la sobrina del ex presidente, Claudia Ruiz Massieu, como secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, de quién se dice, no se encuentra del todo a gusto pues ha trascendido se siente ninguneada por el presidente del CEN priísta Enrique Ochoa Reza y pide a gritos otro espacio en el gabinete.
Pero aún hay más, el salinista de hueso Colorado, José Carreño Carlón, funge en este gabinete, como director del Fondo de Cultura Económica. Éstos son los salinistas de mayor relieve, que ocupan distinguidos cargos en el gabinete del presidente Enrique Peña Nieto, pero aún hay decenas en segundos mandos, como se ve, muy bien ha sido tratado en este gabinete federal, la corriente de CSG.
Pero, por si fuera poco lo anterior, como podrán recordar nuestros lectores, ha pregunta expresa de los reporteros, el ex presidente de México Salinas de Gortari, al ser cuestionado quién sería de sus preferencias para que fuera candidato del PRI a la Presidencia de la República, éste sin empacho declaró, que a él le gustaría que fuera el titular de la SEP, Aurelio Nuño, quien acaba de renunciar para ser una especie de contralor general de la campaña presidencial de “Pepe Toño” Meade, llamado coordinador general de la campaña.
Es inevitable para el imaginario popular, recordar aquel intento de maximato de CSG, al destapar a Luis Donaldo Colosio Murrieta y colocarle un contralor como cuña, llamado coordinador general de la campaña presidencial priísta, al también entonces secretario de Educación como Nuño, Ernesto Zedillo Ponce de León, quien ante el trágico suceso en el que perdió la vida Colosio Murrieta, lo relevó en la candidatura. Era la pieza de repuesto para cualquier contingencia.
“Dios nos libre” de otro trágico suceso como el de Luis Donaldo Colosio, pero hay otras razones por las que se puede “cambiar de jinete a mitad de río”, para cualquier percance o que no prendiera la candidatura de Meade, u otra coyuntura de relevo, se aprendió desde entonces, tener a otro jinete de reserva.
Ahora el aún joven, Aurelio Nuño, la especulación quizá fantasiosa, lo ve como un potencial emergente o “llanta de refacción”, si hay alguna ponchadura en el camino. Es el único miembro del gabinete, además de Meade, que renunció al gabinete previamente, requisito electoral para ser candidateable, lo que lo coloca como registrable como un eventual “llanta de repuesto”.
Hay malosos que ya echaron andar la imaginación y…la lengua, suponiendo en voz alta que es el potencial candidato alterno para cualquier emergencia y que en todo caso, cumple la función de contralor designado de campaña o el rol de “carta guardada”. Lo que coloca a Meade rehén de conjeturas malsanas y de intereses desatados, que estarán pendientes si no prende la campaña.
No se olvide, dicen los profesionales de las conjeturas, que, Aurelio Nuño Mayer, fue el favorito, que promovía el ex presidente Carlos Salinas, lo que hace conjeturar, que, Nuño, juega el rol de candidato virtual como Vicecandidato presidencial. Por si las dudas, se afirma, las condiciones y la institucionalidad política del país puede entrar en crisis y correr riesgos y no está por demás tener un “haz bajo la manga… Por aquello que no te entumas”. Uno nunca sabe de imponderables.
En tanto que, el grupo compacto de Peñistas: José Antonio Meade como candidato presidencial; Enrique Ochoa al frente del PRI nacional; Eruviel Ávila al frente del PRI en el DF, Aurelio Nuño en la coordinación de campaña; Mikel Arriola, de origen Árabe y ex Director General del IMSS, precandidato a Jefe de Gobierno del DF; Y Luis Videgaray pivote de todos ellos, representan al primer círculo del poder.
La clase política representada por Miguel Ángel Osorio Chong, puntero en las encuestas y Manlio Fabio Beltrones, como a otros de la tradicional clase política tricolor, los mantienen manos fuera, al margen.
Son los tecnócratas y neoliberales pues, que no la tienen fácil, tienen en sus manos darle la batalla a quien va punteando, Andrés Manuel López Obrador y al enjundioso Ricardo Anaya Cortés de 38 años de edad, del naciente Frente, que cambia de nombre, se le omite “Ciudadano” y se denomina “Por México al Frente” que conforman PAN-PRD-Movimiento Ciudadano.
En tanto, han guardado silencio los otros precandidatos panistas: Rafael Moreno Valle, Juan Carlos Romero Hicks, Ernesto Ruffo Apel y Luis Ernesto Derbez. Mientras que en el PAN toma los bártulos que ayer dejó Ricardo Anaya, el ex diputado local y federal, Damián Zepeda, secretario general del CEN panista de 39 años y ex candidato a Alcalde de su natal Hermosillo, Sonora; en tanto que en el PRD, Alejandra Barrales, termina su dirigencia ayer y es probable la supla Miguel Alonso Raya.