MINUTO X MINUTO

¿Cuáles candidatos independientes?


Se ponen de moda las candidaturas independientes, un tema abordado en el programa Universidad y Desarrollo que conduce el licenciado Leobardo García Orrante en TV UJED, al que soy invitado para compartir reflexiones con el Académico y Jurista Juventino Rodarte Solís.
Voy a retomar algunas de los puntos de vista que expuse, animado por la opinión del licenciado Enrique Torres Cabral, estudioso de los temas electorales:
México no es ajeno a las candidaturas independientes, ya anteriormente lanzaron su candidatura dos prominentes personajes de la izquierda mexicana como fueron: Valentín Campa Salazar, dirigente ferrocarrilero en el movimiento de finales de los cincuentas, y Ramón Danzos Palomino, dirigente campesino también de aquellos años.
El primero fue candidato del Partido Comunista Mexicano (PCM) y el segundo por una coalición de grupos de izquierda y organizaciones obreras, campesinas, con apoyo de grupos estudiantiles y de intelectuales llamado Frente Electoral del Pueblo (FEP).
Desde mi punto de vista estos candidatos realmente fueron independientes porque planteaban un programa alternativo de país. Combinaban la denuncia del estado represivo, vertical, antidemocrático, y, proponían, la sustitución del modelo capitalista por el que ha transitado nuestro país hasta desembocar en el modelo neoliberal actual, que tiende a concentrar en pocas manos la riqueza nacional, debilitando la pequeña y mediana industria, y, ya no solo pauperizando el campo, sino desapareciendo a los campesinos que convertidos en una gran masa emigran hacia Estados Unidos, vendedora de mano de obra barata.
El Estado mexicano acepta de manera un tanto forzada integrar al sistema electoral la figura de candidatos independientes. La brecha la abre Jorge G. Castañeda al acudir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ante la negativa de ser registrado candidato independiente en el proceso electoral del 2006. El organismo le da la razón y obliga al Estado a integrar en la ley electoral las candidaturas independientes.
En la convocatoria para aspirar a la candidatura a la Presidencia de la República del 2018, se registraron más de setenta aspirantes de los cuales casi cincuenta fueron aceptados para que recabaran las 860 mil firmas de apoyo que les requieren, de ellos, quizá solo Jaime Rodríguez (El Bronco) Ríos Piter y Margarita Zavala pueden juntar esta cantidad de firmas que deberán de ser de 17 estados de la República y representar el 1% de los padrones estatales.
Pero desde nuestra visión, no reúnen los requisitos, ni mínimos siquiera, para ser considerados como independientes. No hay uno solo que tenga una historia de haber transitado por los difíciles caminos de la construcción democrática en nuestro país. Todos son producto de organizaciones verticales, antidemocráticas y políticamente mafiosas.
En el mejor de los casos, podríamos afirmar que son personajes que militaron durante décadas en partidos tradicionales, fundamentalmente PRI, PAN y PRD, ante la imposibilidad de ser candidatos de estos partidos, abandonaron sus filas y se lanzaron a buscar las candidaturas “independientes”, llevando todo el bagaje de formas, métodos, estilos y vicios de los partidos de los que salieron.
Pero aún hay más para no considerarlos como Candidatos Independientes. Son personajes del sistema, que no cuestionan ni el modelo económico, ni el político, ni nada; si no los cuestionan, menos tienen una propuesta alterna, entonces, son independientes de qué o de quién, en nuestra opinión solo son candidatos sin partido que quieren el poder y seguir dando más de lo mismo. Quizá Marichuy, la aspirante a candidata zapatista sea la excepción, pero aún habría que analizar su propuesta. O no.