Loading

Cultura en la 4T: rumbo al tecnochamanismo

El de la cultura ha sido históricamente un ámbito de interés de grupos mayoritariamente progresistas en nuestro país, por eso no deja de sorprender la forma en que el gobierno de la 4T ha manejado este rubro en sus primeros meses de Administración.

Si bien es cierto que causó molestia la designación del ex integrante del grupo Garibaldi, Sergio Mayer, como presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía en la Cámara de Diputados, propuesto por el partido en el poder, también es cierto, que como todo mundo, tiene derecho al beneficio de la duda. Sin embargo en poco tiempo, Mayer le dio la razón a sus detractores: llamó “cascadas” a la cataratas de Agua Azul; nombró “librería” a la prestigiada Biblioteca Nacional Fred W. Smith; cuando pidió no hacer memes de la actriz “Yanitza”, en lugar de decir su nombre de manera correcta: Yalitza; o cuando pidió preservar la especie de la “vaquita amarilla”, en lugar de la vaquita marina; o cuando aseguró que no necesita ser Sócrates (reconocido filósofo griego) para dirigir la Comisión de Cultura; expresó que era lamentable escuchar al titular de la Semarnat justificando la muerte de tanta fauna en Tabasco, pero arrobó la cuenta de la Profeco; o cuando pidió en tribuna, en el pleno, asistir al homenaje nacional del escritor Fernando del Paso en “Palacio Nacional”, en lugar del Palacio de Bellas Artes. Ufff. Y esto apenas empieza.

Otra legisladora, en este caso senadora de la República, de igual forma ha estado en el ojo del huracán. Se trata de Jesusa Rodríguez, notable directora de teatro y actriz que revitalizó el género de cabaret político en la década de los noventas en el teatro – bar El Hábito en la Ciudad de México, y que se convirtió en personaje clave e infaltable en mítines políticos de Cuauhtémoc Cárdenas, primero, y de Andrés Manuel López Obrador, después. Todo un referente cultural de la izquierda, Rodríguez aseguró, hace unos días que las becas a creadores que otorga el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) deberían de desaparecer. La comunidad cultural explotó las redes reclamando la postura de la senadora, quien al menos en alguna oportunidad fue becaria del FONCA, en aquella oportunidad para llevar a escena su obra “El día que María perdió la voz”. A decir de varios integrantes del sector cultural en nuestro país, donde no existen suficiente incentivos en la iniciativa privada para apoyar el arte y la cultura, se requiere necesariamente del respaldo del Estado, y en este sentido, los recursos que se otorgan vía el FONCA, son uno de los apoyos más importantes para el sector cultural.

Por su parte, la cabeza de ese sector en la 4T, Alejandra Frausto, Secretaria de Cultura permitió y justificó el recorte que sufrió ese sector que fue de 7.6 por ciento en relación al presupuesto del año anterior, el cual alcanzaría una reducción real del 26 por ciento si se consideran otros factores, como la inflación.

Frausto es además señalada por facilitar y hacer mal uso de el Palacio de las Bellas Artes para un homenaje que la iglesia La Luz del Mundo hizo el día del cumpleaños de su líder Nassón Joaquín García.

Finalmente, cabe señalar el acto que está organizando la Secretaria de cultura para el próximo 11 de julio en la Estela de Luz, en la Ciudad de México: “ritual tecnochamánico para sitio específico”, que consiste en una “ceremonia de sanación con un paisaje lumínico y sonoro realizado con sensores de ritmo cardiaco, rayos gamma y el pulso del público asistente”. (¡sic!)

La austeridad republicana al parecer es selectiva ya que para este magno evento, que desvirtúa, por cierto el sentido y propósito de la cultura no habrá recorte y marca, a la vez el rumbo por el cual, al parecer transitará la cultura en la 4T: el tecnochamanismo.

ladoscuro73@yahoo.com.mx

@ferramirezguz

Comenta con Facebook