Loading

Damnificados y beneficiados de las candidaturas comunes

Las candidaturas comunes son una subespecie de las coaliciones en donde sí se permite la transferencia de porcentajes de votos, con lo cual se ven ampliamente beneficiados los partidos pequeños o mejor conocidos como “morralla”, porque además de asegurar la permanencia de su registro, consiguen obtener espacios de representación proporcional en el Congreso Local. Esta figura de asociación partidaria es exclusiva de las entidades federativas, puesto que está prohibida en el marco normativo nacional.
En la pasada entrega, comentaba que tanto El Verde como El Panal se desistieron de explorar la construcción de candidaturas comunes y se la jugaron con sus propios medios para subsistir política y económicamente en Durango; mas no así el PAN, el PRD, Movimiento Ciudadano y El Duranguense, cuyo proyecto de alianza fue desechado por la autoridad electoral debido al desfase de los tiempos así como la presentación de documentos inválidos por parte del partido del sol azteca.
Esto traerá como consecuencia que estos institutos políticos postulen por su cuenta a 15 candidatos a diputados locales, fraccionando terriblemente la preferencia electoral y confundiendo a la ciudadanía porque en el plano federal van juntos PAN, PRD y MC, mientras que en lo estatal van por su cuenta.
Los damnificados, sin lugar a dudas, son el PRD y el Partido Duranguense, ya que no cuentan con estructura ni presencia; Mar Grecia que pretende reelegirse, no es lo mismo ir solamente con las siglas perredistas que afianzada con el membrete de Acción Nacional, por citar un ejemplo.
Mientras tanto, el Duranguense, partido creado por Guerrero Mier para dividir al Partido del Trabajo en 1998, sufrirá las de Caín porque durante el régimen priista fue tutelado por el sistema, de manera que sin el manto gubernamental se podrá ver gravemente afectado y correr el riesgo de perder el registro, que de ser así, se terminaría con esa rémora para el erario y la sociedad.
En cambio, quienes no tienen problema es el PAN y Movimiento Ciudadano. Acción Nacional además de ser el partido en el gobierno estatal, cuenta con suficiente capital político para competir por su cuenta; y en el caso del partido naranja, goza de la nómina personal del Dr. Enríquez así como del Gobierno Municipal de Durango.
Ante esta situación, comenzaron a surgir versiones de que la caída de las candidaturas comunes con los partidos antes mencionados, fue una travesura de José Ramón para afectar a Rosas Aispuro en la conformación del Congreso y no obtuviera la mayoría; sin embargo, considero que el gobernador no tiene problemas, que aun perdiendo sale ganando dado que los priistas son sus aliados, ya que además de verlo como un jefe político de facto, está en el genoma de ellos depender y no pelear con un gobernador. De todos es sabido, que muchos de los ahora candidatos han acudido al Bicentenario a manifestarle sus respetos y adhesión, que sus puentes de comunicación son Adrián Alanís, Carlos Maturino y Rivas Loaiza, por lo que en caso de ganar, se pondrán al servicio del titular del poder Ejecutivo.
Con todo este embrollo, no fue cuestión de travesuras o manos ocultas sino de falta de pericia en la operación político-electoral que dejará como damnificados a los partidos que tienen incapacidad de generar estructura y posicionamiento entre el electorado.

Comenta con Facebook