Loading

De lo normal, a la sorpresa y luego a lo sorpresivo

En el tema político, la semana cerró como un meteoro, el comunicado que hiciera el dirigente nacional del PRI Manlio Fabio Beltrones, quien se hizo acompañar de los aspirantes a la titularidad del Poder Ejecutivo en el estado, el dirigente nacional priista hizo público un pacto de unidad entre los aspirantes a la candidatura y se comprometen a respetar a quien sea designado candidato.
Es normal que durante un proceso en el que se juega la gubernatura surjan rispideces, incluso confrontaciones según los intereses que se tengan y las alianzas que se estén construyendo.
Desde nuestro punto de vista no hay porque alarmarse; en este juego hay de todo, caracteres tranquilos y políticamente beligerantes, la política es un juego de pasiones en el que los políticos están obligados a que no se desborden.
Nosotros creemos que una contienda de esta naturaleza, si no no es calentada por la controversia, por las hipótesis, por la grilla, por los trascendidos, incluso por las denuncias, no es una buena campaña, como el caldo sin verdura, simplemente no tiene sabor.
Los pactos de unidad entre aspirantes a candidatos no es nueva, la dirección nacional del partido convoca a esa unidad para que el partido no se le acelere, para que los aspirantes se tranquilicen, y para que quien vaya a hacer la candidata o el candidato se perciba fuerte y con control al interior del partido, de ahí se va construyendo el andamiaje para la contienda y posible triunfo constitucional.
Claro que el comunicado generó todo tipo de especulaciones y rumores, que los aspirantes parecían niños regañados, que si es una unidad formal pero no real, que faltó uno, y otras cosas más, unas simpáticas, otras por demás frívolas y por supuesto, las reflexiones inteligentes.
Todo llamado a la unidad es válido, el gobernador Jorge Herrera Caldera ha tenido como premisa convocar a la unidad para construir, sabe que en un escenario de división no se puede proyectar nada, de ahí que el comunicado que leyera Beltrones tiene una importancia muy particular en esta coyuntura.
La posibilidad de que estos acuerdos se pacten pero no se respeten es real, nadie mete las manos al fuego por nadie, pero comparto la opinión de quienes piensan que cualquiera de los cinco firmantes que decidiera no respetar el acuerdo tendría un costo muy alto, no solo se vería interrumpido su proyecto político, sino que podría precipitarse al final de su carrera.
Por otra parte, es cierto, no estuvo Adán Soria, exdiputado local, exalcalde, priista destacado, sin duda esto molestó a Adán y hay que decirlo sin matices, se molestó sobremanera y decidió fijar una posición a través de las Redes Sociales, en las que aparece en un video donde en pocas palabras dice reconocer la importancia del pacto de unidad, un pacto que respeta, y aun y cuando no fue invitado a signarlo, él seguirá adelante por la candidatura del PRI.
Adán Soria decide apostar fuerte, el resultado podría ser desastroso, o bien podría con esta reacción ganarse apoyo popular a costa del malestar de la nomenclatura priista.
Junto a la intención de Adán Soria de seguir en la palestra, surge un candidato independiente a la gubernatura, Gabriel Mijares anuncia su intención de querer ser gobernador por la vía independiente, para ello, apela “a la mayoría silenciosa”, la que no vota, dice Mijares.
Las candidaturas independientes hay que verlas como un nuevo fenómeno político ante el agotamiento de los partidos, el lanzamiento de Gabriel Mijares quizá sorprenda, pero a nuestro juicio no se debe satanizar, en lo particular reconozco un valiente desplante de Mijares, esos desplantes que suelen hacer los toreros con los que se vestirán de gloria, o de luto, como dijera el Cordobés, torero que rompió los cánones para triunfar como los grandes.
Gabriel Mijares decide ser parte de este momento de la historia, no como un espectador, sino como un actor que no va al fracaso, porque a Mijares, creo, no se le mide en la posibilidad de que gane o no, sino en el atrevimiento de salir al ruedo sin capote y contra bureles de astas filosas, por ese solo hecho, es un triunfador.
Yo aplaudo a Gabriel Mijares, no estuve en la presentación que hizo de su candidatura, no conozco su discurso de hombre que baja de las estrellas a intentar comprar su luz, tampoco he visto su armadura de Quijote enmohecida y rechinadora, quizá sea el payaso de las bofetadas de León Felipe, quizá sea un loco, no importa, porque como dice en su poema el hermano Torres Cabral, “dadme un loco de apoyo y moveré a Durango hacia el progreso”. O no.

Comenta con Facebook