Loading

Debate abierto

Si el resultado de las elecciones del próximo 3 de junio reflejan las tendencias y encuestas que hay hasta ahorita, el próximo Presidente de la República será Andrés Manuel López Obrador. Estamos a unos cuántos días de que inicien las campañas, esto puede dar un giro inesperado, “del plato a la boca se cae la sopa” dice el sabio refrán, por ello, partimos de lo que hay ahorita, no de lo que puede suceder mañana.
La prospectiva ha fallado, el PRI confiaba iniciar campaña con al menos veinte puntos, pero ha caído de manera dramática, inicia campaña en tercer lugar, muy abajo del segundo (PAN) y del primero (Morena). Esto implica que tiene un reto enorme, primero alcanzar, luego superar.
La tarea no se ve fácil, viene el mes de marzo, en Semana Santa y de Pascua se desactiva el interés por la política, luego viene el mes de mayo, puentes y celebraciones que acortan las campañas, después el Mundial, el México futbolero estará rabiando contra los partidos y candidatos que le rompan la secuencia deportiva con mensajes y promocionales.
Entonces, estamos en un proceso electoral sumamente corto, esto se convierte en un factor favorable para los de adelante que corren mucho y los de atrás que se quedarán. El PAN confiaba en iniciar campaña con 25 puntos y un estancamiento de Morena, mal cálculo, Morena sube y el PAN estancado en 21 o 22 puntos con riesgo de bajar por las broncas que trae.
En el mes de noviembre tanto PAN como PRI calculaban que Morena y su candidato López Obrador llegarían a la cima de la curva e iniciaría el descenso, solo llegaría a treinta puntos y para abajo pensaban, no fue así, se vieron obligados a subir el techo y lo ubicaron en 32 puntos, ahorita va en 36 y algunas encuestadoras le dan 38 puntos.
Los memes están muy agresivos, particularmente con los candidatos presidenciables del PAN, Ricardo Anaya y del PRI José Antonio Meade, lo peor, éstos pre candidatos se pelean entre ellos mientras López Obrador se toma su siesta en el camión en el que recorre el país.
Si López Obrador ganara las elecciones, que está por verse no obstante la enorme ventaja, estaríamos ante un hecho histórico, el fin de un ciclo político que se alargó por décadas. Estaríamos en el umbral de ver uno de los más interesantes fenómenos políticos a nivel continental y quizás mundial. Un giro en el modelo político logrado por los ciudadanos por la vía electoral, sin violencia, sin convulsiones, sin turbulencias sociales, lo cual sería verdaderamente sorprendente y se reivindicaría la democracia electoral, nuestro país volvería a ser líder en la construcción democrática.
Por supuesto que ha riesgos, me da escalofrío cuando escucho a la gente decir que no van a dejar llegar a López Obrador aunque gane, este temor ciudadano refleja que por conservar el poder se está dispuesto a todo, desde el fraude electoral hasta la represión, generar miedo, amedrentamiento, el derroche de recursos, la violación de la ley, aunque nada de eso pueda suceder como esperamos que así suceda.
Por lo pronto ya hay una gran ganancia en lo que va de este proceso electoral, como nunca la sociedad está discutiendo, los jóvenes están tomando definiciones, en la UJED, en el ITD, en la Normal del Estado, en las universidades privadas, los chavos debaten, confrontan puntos de vista, toman posiciones, lo mismo pasa en los trabajos, en cafés, en los hogares, en los gimnasios, en los taxis.
Sin duda estas elecciones están sacando del letargo al México conformista para insertarlo en la búsqueda y construcción de un México mejor, un fenómeno interesantísimo. O no.

Comenta con Facebook