Loading

El dedazo y sus derivaciones

El pasado jueves, el partido Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), determinó, a través de una farsa, disfrazada de encuesta, que Claudia Sheinbaum, será su candidata para la gubernatura a la CDMX en el 2018.
En efecto, MORENA el instituto político que con mayor vehemencia y estridencia denuncia actos de corrupción, irregularidades electorales y falta de transparencia, desarrollo un proceso a través del cual determinarían quien sería el perfil idóneo para que fuera designado su candidato para la primera magistratura de la capital del país.
Se dijo que sería a través de una encuesta la manera en que se iba a elegir a su candidato. El anuncio encerraba en sí mismo un innegable cariz democrático y justo para todos los aspirantes (Martí Batres, Mario Delgado, Ricardo Monreal y Claudia Sheinbaum).
Sin embargo, jamás se anunció que casa encuestadora realizaría el estudio demoscópico, cuál sería la metodología del mismo, cuál sería su universo, su margen de error, no se abundó en absolutamente nada.
Lo único que se sabía era que el mejor posicionado era el Delegado de Cuauhtémoc, Ricardo Monreal y que el perfil preferido por Andrés Manuel López Obrador era el de la Delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum.
Para continuar con lo desprolijo del proceso, fue a través de las redes sociales en donde se dio a conocer la noticia. A través de su cuenta de twitter el también aspirante Martí Batres escribió: “La información que nos han dado: el más conocido @martibatres y la mayor preferencia @Claudiashein. CS primer lugar; MB segundo, RMA tercero.”
De esta manera, la encuesta elaborada “por un grupo de profesionales de Morena”, diría la ganadora, daba un resultado diferente a los sondeos que realizaron algunos medios de comunicación en donde al menos 19 de 23 realizados daban como vencedor a Ricardo Monreal Ávila.
Al finalizar el “proceso” de selección, no se dieron a conocer las cifras, ni las preguntas que se realizaron ni quienes integraron la comisión de encuestas, ni los nombres de los integrantes del grupo de profesionales. Fuentes allegadas a Morena señalan a los hijos de López Obrador, Andrés Manuel y José Ramón como los coordinadores de facto de tan controvertido proceso.
Por su parte, en Durango, el domingo anterior se celebró la Asamblea del PRI en donde otra vertiente del dedazo, la de candidato de unidad, fue la elegida para determinar al perfil que dirigirá los destinos de ese partido político en el estado de cara a los comicios electorales federales del 2018.
Como es sabido, Luis Enrique Benítez, tendrá la difícil tarea de lograr una suerte de operación cicatriz y de amalgamar a los diferentes grupos que conviven en el tricolor. Aunque se sacó adelante y sin problemas la Asamblea Estatal, a pesar de que en la víspera la renuncia de Lourdes Quiñones presagiaba tormenta, no será fácil conseguir una auténtica y efectiva unidad.
Una decisión tomada en el centro dará la inmejorable oportunidad para que los grupos que durante los pasados 12 años consiguieron de manera directa o indirecta que se viviera la debacle electoral más estrepitosa en su historia a nivel estatal, sean los encargados de reconstruir y regresar a los primeros planos al PRI.
Para conseguir ese propósito, tendrán que trabajar arduamente y, sobre todo, sanar no pocas heridas.

Botica
Otra de Trump.- En medio de la emergencia en los estados norteamericanos de Texas y Louisiana por el huracán Harvey, Donald Trump, lejos de poner manos a la obra para estar cerca de sus compatriotas que han sido golpeados en su integridad y en su patrimonio por el desastre natural, ha preferido arremeter, contra México, a través de su medio favorito, el tuit. Sigue hablando de construir el muro y de deshacer los acuerdos del Tratado de Libre Comercio. Por si fuera poco, otorga el indulto al ex alguacil racista y supremacista Joe Arpaio, que como ningún otro personaje representa el rostro racista antiinmigrante. Esta acción representa una afrenta para las familias de latinos avecindadas en la Unión Americana.

Comenta con Facebook