Loading

Del miedo al odio

En unas cuantas semanas, hemos sido testigos de episodios detonados por el odio y la intolerancia. No solo en nuestro país, también en la Unión Americana y en la Gran Bretaña.
El 12 de junio el odio y la homofobia dieron los pretextos que necesitaba un tipo de nombre Omar Marteen para masacrar a 50 personas en el interior de un bar gay en Orlando, Florida.
En nuestro país, grupos radicales de derecha, encabezados por la Iglesia católica, han mostrado su molestia por las propuestas que presentó, el pasado 17 de mayo, Enrique Peña Nieto a favor de los matrimonios igualitarios y de la igualdad de condiciones para la adopción.
Como parte del desacuerdo estos grupos, encabezados por la Arquidiócesis Primada de México, han emprendido una batalla desde diferentes frentes y en su narrativa, cubierta con un engañoso tono moralizante, destilan exclusión y encono. Han pasado de la confrontación al insulto. : “¿No será que (el Presidente) anda buscando gavioto en vez de gaviota?”, manifestó al término de una eucaristía en Los Mochis el obispo de Culiacán, Sinaloa, Jonás Guerrero Corona el día 31 de mayo. Luego del insulto pasaron cerca de 20 días para que el mismo obispo saliera a los medios para, a través de una carta, ofrecer una disculpa por su “desafortunada declaración”.
Después del revés electoral que sufrió el PRI el pasado 5 de junio el órgano informativo de la Arquidiócesis, “Desde la Fe”, saludó en su editorial el “Merecido voto de castigo”. Entre otras cosas señaló: “el presidente y su partido deben respetar a la sociedad, que exige que se retire la propuesta de otorgar falsos derechos (¡sic!) a las personas con preferencias homosexuales, a quienes, no obstante, se les puede dar una alternativa jurídica que no sea el matrimonio para salvaguardar sus verdaderos derechos”.
Añade que “ante dicha agresión de la Presidencia a la sociedad, ésta se ha movilizado de forma sorprendente en las redes sociales y en las calles, manifestando un rechazo total a una iniciativa -que se pretende autoritaria- y detrás de la cual está el intervencionismo extranjero”.
Como se sabe, la radicalización de una postura sumado a la ignorancia da como resultado el fanatismo que conduce al odio. La fe no puede imponerse al Derecho, mucho menos a los ordenamientos de un Estado laico. La Iglesia católica y las evangelistas tienen que recordar que nuestra Carta Magna restringe sus derechos y sus facultades. En todas las naciones donde el Estado está separado de la iglesia, las doctrinas, creencias y filosofías deben permanecer dentro de los templos, así como las actividades públicas son generalmente restringidas. En México, la constitución establece que los ministros no podrán hacer proselitismo a favor o en contra de candidato, partido o asociación política alguna. Tampoco podrán en reunión pública, en actos del culto o de propaganda religiosa, ni en publicaciones de carácter religioso, oponerse a las leyes del País, de acuerdo a lo establecido en el artículo 130.
El tratar de imponer un modelo de estructura social enarbolando la bandera de la exclusión es en definitiva algo carente del más elemental cariz humanista. En todo caso, la Arquidiócesis Primada de México debería de apuntar su mira en denunciar ante las autoridades, de aquí de la tierra, a los sacerdotes pederastas que han sido denunciados en nuestro país, y que no son pocos, por cierto. A principios del mes de junio, el cardenal Juan Sandoval Iñiguez habló de un lugar en Tlaquepaque, Jalisco, La Casa Alberione, en dónde ocultó a padres pederastas.
En Gran Bretaña, una campaña fincada en el miedo y la ignorancia ha dado como resultado la peor tragedia social, económica y política de la que recuerden los británicos: el Brexit. El discurso de cerrar puertas y levantar muros a los extranjeros, la añoranza de tiempos de soberanía. Ganó el odio en el referéndum y ahora el futuro en aquella región lo decidieron quienes no tienen mucho futuro.
Esa misma tendencia, con similares argumentos Donald Trump ha polarizado su discurso de campaña esperando obtener el mismo resultado. Promover la exclusión hacia los inmigrantes y prometiendo glorias de años pasados a través de una narrativa de supremacía y nacionalismo. Demagogia y populismo.
Demagogia y populismo para generar odio y miedo por igual. Eso aunado al desencanto y rechazo a lo establecido generan ese raro caldo de cultivo que está construyendo victorias en las urnas a escala mundial.
Esas condiciones fortalecen las aspiraciones de AMLO para el 2018.

Botica
El adiós de “Mano lenta”.- Orillado por una enfermedad que lo aqueja desde hace aproximadamente dos años, neuropatía periférica, Erick Clapton uno de los más grandes guitarristas del rock anunció su inminente retiro. Clapton es miembro del salón de la fama por partida triple: por su carrera en solitario y por su participación en los grupos The Yardbirds y Cream. Su peculiar estilo pausado siempre abrevó de los clásicos del blues, por eso el mote de “Slowhand” con el que también es conocido.

ladoscuro73@yahoo.com.mx
@ferramirezguz

Comenta con Facebook