Loading

El derecho de las audiencias

José Ignacio Mendivil Buenrostro

Hoy el Colegio de Licenciados en Ciencias de la Comunicación (COLECC) inicia una nueva aventura al publicar de manera periódica los temas relevantes que en materia de comunicación se presentan día a día. Gracias al Director de Victoria de Durango, Ing. Jorge Clemente Mojica Vargas, por este espacio, que estamos seguros se convertirá en el espacio de los comunicólogos.
Uno de los derechos de última generación es sin duda el Derecho de las Audiencias, es decir, el derecho que tiene el televidente, radioescucha o lector a una mejor calidad informativa y de contenidos, ya que estos informan, entretienen o emiten ideas o rasgos de nuestra cultura que influyen en los diversos comportamientos de la sociedad.
La audiencia requiere contar con mecanismos eficaces que le garanticen una comunicación veraz, oportuna y de calidad, así como instancias para presentar sus opiniones de respaldo o queja frente a los contenidos que recibe.
A favor de lo mejor es una organización que busca mejorar la calidad de los contenidos en los medios y así generar una relación entre ellos y la sociedad. Ellos establecen que las preocupaciones reiteradas de padres de familia y educadores sobre los contenidos fuera de un horario pertinente, y con contenidos de violencia, sexualidad, vicios y adicciones o criminalidad, no han encontrado una canalización que les de confianza de construir junto con los medios una comunicación benéfica para sus hijos.
La audiencia requiere instrumentos que le faciliten la interacción con los medios y las autoridades, que se rompa la enorme distancia que existe entre emisores y receptores, con formas viables y operantes el derecho a contar con una programación y contenidos que eleve su condición cultural y social.
El COLECC se suma a la iniciativa de A FAVOR DE LO MEJOR, y hace suya la propuesta de establecer los 10 derechos esenciales de las audiencias en materia de contenidos que deben ser contemplados en el nuevo marco normativo y reconocidos y respetados por todos los medios de comunicación y servicios de telecomunicaciones:
• Recibir programación de calidad que promueva la formación educativa, cultural y cívica.
• Recibir información, plural, veraz y objetiva, así como entretenimiento que promueva una visión positiva de la vida.
• Proteger a la infancia y a la juventud, especialmente de contenidos audiovisuales que puedan perjudicar su desarrollo o su adecuada integración a la vida en sociedad.
• Recibir programación en horarios y contenidos debidamente clasificados y disponer de mecanismos para expresar sus opiniones sobre los mismos.
• Contar con un Defensor de la Audiencia en todos los medios de comunicación que reciba, canalice y responda a las opiniones, inquietudes o desacuerdos planteados por las audiencias, con base en Códigos de Ética y Mecanismos de autorregulación que sean públicos.
• Contar con guías parentales y tecnología que permita la selección y bloqueo de contenidos, así como advertencias efectivas sobre el contenido y la clasificación de la programación.
• Contar con mecanismos y programas de alfabetización -educación-mediática, para el desarrollo de una cultura para el uso responsable y libre de los servicios de telecomunicaciones y radiodifusión.
• Disponer de mecanismos para facilitar el acceso a los contenidos a las personas con discapacidad.
• Contar con una programación que incluya en especial a las comunidades indígenas.
• Contar con una Ley de Réplica efectiva para hacer valer este derecho tanto en los medios impresos como en los electrónicos.

Comenta con Facebook