Loading

Difícil descentralización de la administración pública

Se requiere la unidad de partidos perdedores

Surgen las primeras voces que ven inviable el proyecto anunciado por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador de descentralizar la administración pública a diversos estados del país incluidos Durango, a donde se dijo se instalarían las oficinas centrales de la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

El presidente de la propiedad inmobiliaria, Jorge Verdusco, señaló en un noticiario en red nacional que la infraestructura para dar cabida a miles de empleados costaría al país una cifra millonaria.

Tan solo para mover a miles de empleados de la torre ejecutiva de Pemex, ubicado en Marina Nacional a Tabasco y Campeche implicaría un gasto millonario; además la edificación  de los nuevos edificios desde sus cimientos implicaría mínimo cinco años para su construcción, dijo el líder de los empresarios inmobiliarios.

Sin tomar en cuenta las instalaciones del Instituto Mexicano del Petrolero, y otras oficinas alternas.

La falta de vivienda para los empleados y la construcción de la misma implicarían un esfuerzo extra pues tendría que ser financiada por parte de los organismos del estado.

La deficiente movilidad con la que cuenta en dichos estados sería un obstáculo extra para los miles de burócratas que cambiarían sus lugares de trabajo de la capital del país a otras entidades.

El presidente de la Coparmex, Gerardo Gutiérrez Candiani, expresó que la descentralización de la administración pública es un buen proyecto a futuro pero que el hacerlo de forma repentina sería un gasto que el país no puede solventar por las grandes carencias, pues son proyectos millonarios.

Puso como ejemplo la descentralización de las oficinas centrales del INEGI de la capital del país al estado de Aguascalientes, la cual transcurrió de manera paulatina y durante varios sexenios.

El mover secretarías de estado es todo un reto pero el gobierno de López Obrador, hay que analizar antes costo-beneficio, expresó Gutiérrez Candiani.

La Unión hace la fuerza…

Ante la gran tarea que implicará el ponerse a la altura de la fuerza electoral durante el pasado proceso electoral, para los partidos como el PAN y el PRI tendrán que sumar fuerzas para buscar contrapesos con los morenistas.

Si cada uno de los partidos que sufrieron el peor descalabro en su vida quiere jugarla solo, el desastre será mayúsculo, pues sin la fuerza en las cámaras federales y el Congreso local serán presa fácil.

Lo malo es que si el PAN sigue con su egoísmo y pugnas internas, se llevarían de corbata al excelente trabajo que realiza el gobernador José Aispuro Torres, quien se volvería  rehén de la una izquierda desbocada con sed de venganza.

El PRI, algo tiene que hacer para recuperar la credibilidad de sus menguados simpatizantes pues hay que tomar en cuenta que la próxima elección del próximo año el cambio de presidencias municipales sería la última oportunidad de sobrevivir.

Vista_politicastro@yahoo.com.mx

Comenta con Facebook