Loading

El dilema del PAN

Muy lejos parecen haber quedado ya los días posteriores al 6 de junio del 2016 en donde el PAN se alzó con el triunfo en las urnas en 7 entidades y parecía se enfilaba a recuperar la presidencia en el 2018. Hoy, la ambición de su bisoño líder nacional, Ricardo Anaya, y el deseo del ex presidente Felipe Calderón, por recuperar el poder a través de su esposa, han llevado a ese partido a una posición crítica de cara a los comicios del año entrante.
El pasado 23 de agosto el periódico El Universal publicó un reportaje en primera plana que trataba sobre el enriquecimiento de la familia política de Ricardo Anaya, lo que le significó un fuerte golpe en su imagen, toda vez que había repatriado a sus hijos del exclusivo colegio en Atlanta, Georgia donde los tenía inscritos y que fue motivo de un amplio reportaje de esa misma casa editorial.
El día 26 de agosto, en Chihuahua, en un foro sobre la plataforma electoral del PAN, Anaya, declaró que su partido está en estado de guerra contra el Gobierno Federal y el PRI. Aseguró que hay tres frentes contra el priismo, que busca la impunidad para el próximo sexenio: Imponer al Fiscal General para los próximos 9 años; evitar las alianzas electorales; y afectar la imagen de su partido de cara a las elecciones del 2018.
Esas declaraciones crearan discrepancias en el seno del blanquiazul ya que a decir de algunos, las de Anaya eran declaraciones desproporcionadas y viscerales. A decir de algunos connotados panistas, el presidente nacional del partido llevó a los terrenos de lo personal su guerra contra el PRI, anteponiendo esto a los asuntos de la agenda nacional.
Por si esto fuera poco, el día 30 de agosto el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) revocó la intención del Instituto Nacional Electoral (INE) para regular la aparición indebida de funcionarios públicos durante el proceso electoral federal y los 30 concurrentes que habrá durante el 2018. Por lo cual los únicos que no podrán aparecer en spots a partir del 8 de septiembre son los presidentes de partidos, lo que afecta a AMLO y Ricardo Anaya.
El 31 de agosto, Ernesto Cordero, ex colaborador de Felipe Calderón y gente cercana a él, fue electo presidente de la Mesa Directiva del Senado, con los votos de PRI y Morena entre otros, pero con sólo los votos de cinco senadores del PAN que se rebelaron a la directiva de la coordinación de ausentarse de la sesión, lo que ha generado una grave división entre panistas.
Anaya, que enarbola con vehemencia la bandera de que está en contra de la imposición de Peña Nieto de imponer, a decir de él, a Cervantes durante los próximos 9 años al llamado #Fiscalcarnal, olvida que fue uno de los 370 diputados que aprobaron en lo general la transformación de la PGR en Fiscalía General de la Nación y en donde se establece que la titularidad del naciente órgano recaería en la persona que ocupara la PGR. Por consiguiente, cuando el PAN votó en favor de Cervantes para ser procurador general en lugar de Arely Gómez, se sabía que asumiría de manera automática el cargo de fiscal general de la nación. Por eso votaron por él.
La votación en comisiones para ratificar a Raúl Cervantes, el 26 de octubre pasado, fue unánime en su favor. Y en el Pleno, 81 senadores votaron por ratificarlo y sólo tres estuvieron en contra.
Al día de hoy, los cinco senadores que se opusieron a Anaya y que son gentes afines a Calderón (Ernesto Cordero, Roberto Gil, Javier Lozano, Salvador Vega y Jorge Luis Lavalle) están amenazados de ser expulsados del PAN. La precandidata Margarita Zavala pide la renuncia de Anaya, mientras que otro precandidato, Rafael Moreno Valle, es acusado de ordenar espionaje contra varios políticos y de tener nexos con huachicoleros poblanos.
En fin. Al parecer, las cosas en el seno del PAN se complican bastante. Las perspectivas sobre su futuro se ven hoy totalmente diferentes.

Botica
Informes.- El del Dr. Enríquez fue un informe marcado por la mesura. El agradecer de manera enfática el apoyo del Gobierno del Estado le dio un positivo acento de civilidad y diplomacia política, dos factores que meses atrás habían estado en desuso en la narrativa y en las formas del Ayuntamiento de esta ciudad capital.
El de Aispuro Torres, les parecerá corto en resultados a sus detractores, sobre todo para quienes quieren ver más órdenes de aprehensión de funcionarios de la anterior Administración, pero estuvo arropado por el bono de popularidad y confianza que le concedió el estudio demoscópico del Gabinete de Comunicación Estratégica. El cambio de formato fue bien recibido, en términos generales. En cuanto a datos duros, una de las carteras que más contribuyó en estos primeros once meses de ejercicio fue la Secretaría de Desarrollo Económico. 25 proyectos concretados que generarán una inversión de 860 millones de dólares y una proyección de 16,436 empleos directos. La mano de su titular, Ing. Ramón Dávila, se ha hecho sentir en este primer año del sexenio.

ladoscuro73@yahoo.com.mx
@ferramirezguz

Comenta con Facebook