Loading

¿Dónde lo verdadero?…

Felicidades a Victoria de Durango por el inicio de transmisiones en Facebook de su noticiario diario.

bordaremos primero sobre dos momentos por los que atraviesa la gobernanza de la entidad: se reacomoda el gabinete estatal con el nombramiento de la secretaria de la Contraloría con la señal de que vendrán más, en el Congreso los diputados de Morena y el PT no acaban por ponerse de acuerdo, retrasando sus tareas legislativas, lo inmediato es la comparecencia de los miembros del gabinete, eso por un lado y por el otro, las diversas contingencias a causa de las lluvias que han dejado una oleada de daños en casas e infraestructura en diversas zonas de la entidad, consecuentemente, se requerirán los recursos necesarios para su reparación o rehabilitación. Lo que hay que destacar es la oportuna intervención de las autoridades estatales y municipales, de las que destaca Leticia Herrera Ale de Gómez Palacio.

Mucho debemos aprender autoridades y ciudadanos para prepararnos para este tipo de eventualidades y hacerles frente tomando todo tipo de precauciones, los pronósticos advierten que habrá más lluvias atípicas, todos debemos prepararnos.

Ahora, nuestros comentarios para entender al próximo gobierno que encabezará AMLO, entendiéndonos a nosotros mismos para saber qué es lo verdaderamente importante, para discernir lo verdadero de lo caprichoso o impositivo.      

Las experiencias más significativas de nuestra vida no son cuantificables ni medibles, su valor es más bien subjetivo y absolutamente personal.

La felicidad, el amor, la gratitud, la alegría, el éxito, la plenitud, y también, la tristeza, el dolor físico, la pérdida o la traición. Ninguna de esas experiencias tiene un tabulador homogeneizado, su valía es el resultado de lo que para cada uno de nosotros representa su vivencia.

Lo verdadero en nuestra vida será siempre subjetivo, porque se basa en una verdad construida a partir de propias experiencias.

La verdad es lo que es y existe de conformidad con lo que cada uno piensa y siente. Por eso, la verdad de cada uno es sinónimo de la congruencia o no, con la que se conduce y, lo verdadero de su vida, será también, directamente proporcional a esa congruencia.

Por eso para algunos resulta tan complicado saber qué es lo realmente importante y significativo para sí mismos, porque no saben ni siquiera cuál es su verdad y no lo saben, porque no suelen conducirse de forma coherente. No han comprendido aún, que su verdad la eligen cada día en su forma de proceder. Si su vida tiene o no un significado, es gracias a sus elecciones diarias, si es lo que siempre ha querido o no también.

Porque eso que vive y como lo vive no es responsabilidad de nadie más que de usted. También lo es el cómo decide vivirlo y sobre qué parámetros valorarlo.

Pero quien no tiene una verdad, no tiene tampoco los referentes necesarios para ponderar y evaluar lo que le sucede, quien no tiene una verdad, no puede acceder a lo verdadero de su propia vida, porque simplemente no puede verlo, no puede sentirlo, y no puede entender la diferencia entre vivir su propia vida o la de alguien más.

Y cuidado he aquí el problema, porque hay quienes disfrutan de imponer sus verdades y lo que debe ser verdadero, y hay también quienes, por no tener una verdad propia o por no saber defenderla, aceptan esa imposición. Lo cierto es que quien no sabe respetar su verdad, tampoco podrá tener la vida que desea vivir, ni ser la persona que desea ser.

Vamos pues a elegir cuál es su verdad, a tomar conciencia de la importancia que tiene para su vida ser coherente con lo que piensa y con lo que siente, a saberse capaz en todo momento de aprovechar esa oportunidad de elegirse y de elegir lo que realmente desea.

La congruencia constituye el pilar fundamental de nuestra verdad, de quienes somos, de lo que sentimos, pensamos y actuamos.

La congruencia es la forma que tenemos de materializar nuestra libertad y potenciarla, es la posibilidad permanente para ser cada día más auténtico, más real, más uno mismo y menos resultado de nuestros miedos y de las injerencias u opiniones que otros tengan o hayan podido tener en nuestra vida.

Porque hemos escuchado muchos proyectos e ideas del futuro gobernante del país de las que insistimos que una vez que conozcan y reconozcan cuál es la verdad y la situación real de cada problema, deberá recapacitar en lo que decidirá qué  hacer cuando asuma su responsabilidad.

Son varios los expresidentes que han manifestado que una vez que han asumieron su encargo, todo cambia y los planes algunas veces se posponen para mejor tiempo.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com

Twitter: jparreolatorres

Blog: Juan Pablo Arreola Torres

Facebook: Juan Pablo Arreola Torres

Comenta con Facebook