MINUTO X MINUTO

El Dr. Enríquez y sus círculos concéntricos…


A Miroslava Breach compañera periodista con quien compartimos en mismo medio en Cd. Juárez, asesinada por denunciar a la delincuencia organizada y políticos que los protegen, descanse en paz. Nuestra solidaridad fraternal a sus familiares y amigos.
Hay diversas formas de cómo ejercer el poder, hoy vamos a analizar la manera peculiar de ejercerlo del Presidente Municipal de la Capital. Un Círculo se cierra sobre sí mismo y por ello representa la unidad, lo absoluto, la perfección. Es símbolo del cielo en relación a la tierra, de lo espiritual en relación a lo material. Por ello se le relaciona con la “protección”, y, así tenemos los círculos mágicos, los anillos de poder, las coronas reales o los cinturones que nos hacen invisibles. De esta manera, un círculo se simboliza para proteger algo o a alguien, dibujamos este mismo círculo con un punto en su centro, el cual representa la individualidad, el ser, el alma, según Carl Jung.
El presidente municipal, Dr. José R. Enríquez no está cercado, tampoco es rehén de grupo alguno. Como algunos pretenden insinuarlo, el Dr. Enríquez abre o cierra sus espacios de relación de acuerdo con sus propios criterios y necesidades: puede acertar o no en ello, pero todos escogen los espacios y las personas con las que quieren moverse, relacionarse y gobernar. Todos se mueven con diferentes círculos, pero en el caso de Enríquez parece ser muy evidente que él quiere moverse en espacios concéntricos separados pero que forman círculos en torno a él.
Dice la ciencia que los objetos concéntricos comparten un mismo centro, eje u origen, con objetos que, a su vez, pueden ser concéntricos entre sí. Según las descripciones de Dante Alighieri en la Divina Comedia, el infierno está compuesto por nueve círculos concéntricos, que se van achicando y enterrando más profundamente en dirección al centro de la Tierra. En la política del municipio ese centro, eje u origen, es el Presidente Municipal, como se llame e independientemente del partido que sea. En el caso de Enríquez la teoría de los círculos concéntricos es también un estilo de gobernar y de ejercer el poder.
Es indudable que el Presidente Municipal tiene un círculo muy personal en torno suyo en su Secretario Técnico y la Secretaria del Ayuntamiento, además de otras áreas, a las que se suma la recién creada que es el Jefe de la Oficina del Presidente, pero tampoco es secreto que, a la hora de gobernar, hasta ahora, se sostiene en un círculo formado por dos de sus miembros: Claudia Hernández Espino y Juan Carlos Corral. A partir de ellos se estructura el gabinete y la operación con los márgenes que siempre existen para la Dirección de Seguridad Pública Municipal.
La llegada de Alejandro Castro Ramírez, no parece que cambie esa realidad -y tampoco creo que alguno de esos dos personajes vaya a abandonar su posición-, pero sí es posible que cree un círculo concéntrico diferente que tiene como eje al Presidente Municipal y gire en otro espacio. Eso es lo interesante de la designación de Castro Ramírez, porque en ese círculo podrían inscribirse otras voces que, hasta ahora, no tenían un espacio articulado de relación con el Presidente Municipal. Esto, insisto, puede o no suceder y no pase absolutamente nada. Ya veremos.
Lo probable es que se sume al actual círculo cercano. En esta circunstancia se deberán precisar las funciones a desempeñar por el nuevo funcionario y no se traslapen, con las asignadas a la Secretaria del Ayuntamiento y al Secretario Técnico, quienes actúan bajo la Ley Orgánica Municipal y el Reglamento Interior. Se sabe, que ya se dieron roces entre el nuevo funcionario y estos funcionarios, situación que emite señales negativas al interior del Ayuntamiento en general. Con Castro Ramírez la decisión es política y premia a un cuadro que no proviene del equipo del oftalmólogo.
Además, la otra forma de entender el ejercicio del poder del Dr. Enríquez, es en el sentido de que desea apuntalar a un equipo sólido para contar con más tiempo para cultivar y conservar sus relaciones en el Centro, su mira política es alta y no descuidará sus relaciones, como tampoco, se desentenderá de sus actividades al frente del Ayuntamiento de la capital.
Por otra parte, hay que advertir que hay áreas municipales que no acaban de aparecer completamente, los espacios verdes, jardines y juegos infantiles están en el olvido, en algunos urge su rehabilitación; el bacheo es necesario en algunas arterias de la ciudad; la limpieza; los parquímetros -al parecer los mantienen porque deja una buena recaudación, que perjudica al usuario- y, el reclamo social, la Seguridad Pública municipal que está en el sueño de cuaresma. ¡Cuidado, se está bajando la guardia y las necesidades no esperan!

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com
Twitter: jparreolatorres
Blog: Juan Pablo Arreola Torres
Facebook: Juan Pablo Arreola Torres