Loading

Educación Tecnológica; Nuestro motor de desarrollo…

En nuestro país fue pasado un periodo de inestabilidad social y política posterior a la revolución armada que se da una consolidación de Estado, nace en 1922 el Departamento de Enseñanza Técnica Industrial y Comercial con la finalidad de aglutinar y crear escuelas que impartieran la enseñanza técnica y aunque la inquietud existe desde fines de los años veinte, es finalmente hasta 1931, que al ser designado Luis Enrique Erro de dicho departamento, por el secretario de Educación Pública de aquella época Narciso Bassois, fue quien se pensó desde entonces en la necesidad de estructurar oficialmente la educación técnica.
En 1932, en un documento generado principalmente por Bassois el maestro Bátiz y Luis Enrique Erro, se exponen importantes conceptos sobre el carácter de la enseñanza técnica, afirmando que esta tiene por objeto adiestrar al hombre en el manejo inteligente de los recursos técnicos y materiales que la humanidad ha acumulado, y que el estado es quien debe controlar dicha educación, en ese documento y otros producidos en los dos años siguientes esbozan un sistema de organización de lo que se denominó la “institución politécnica” o “escuela politécnica” donde se advierte la concepción marxista de la enseñanza técnica, así nacen los primeros pasos y los cimientos para el Instituto Politécnico Nacional.
La segunda guerra mundial, además de traer consigo el reacomodo político y productivo, origina una profunda transformación, científica y tecnológica en los países desarrollados, de ser un elemento importante del proceso productivo pasan a ser una fuerza productiva. La investigación científica misma que creó la bomba atómica sufre grandes modificaciones en su organización y sale de las instituciones académicas hacia los grandes centros de investigación de la industria y el Estado; se da un vertiginoso aumento en el número de científicos y, consecuentemente, de la producción.
A partir de 1948 fue cuando ve la luz por primera vez la educación tecnológica en provincia, con la creación del Instituto Tecnológico de Durango y el Instituto Tecnológico de Chihuahua, poco después el IT de Saltillo (1951) y Ciudad Madero (1954). En 1959 los Institutos Tecnológicos son desincorporados del Instituto Politécnico Nacional, para depender, por medio de la Dirección General de Enseñanzas Tecnológicas Industriales y Comerciales, directamente de la Secretaría de Educación Pública.
En nuestro estado en 1997 siendo gobernador Maximiliano Silerio, en el marco de la celebración del día del Ingeniero y ante 500 profesionistas de esta rama, señaló en su discurso que de 8 integrantes de su gabinete 5 son ingenieros, y que al frente del poder legislativo estaba el Ingeniero Agrónomo Rubén Escajeda, un señalamiento que es de recordarse, como también es de recordarse que únicamente hemos tenido en nuestra capital a dos presidentes municipales técnicos.
Hoy en día sería un ejercicio interesante de reflexión darnos cuenta realmente de la cantidad de ingenieros que influyen en el Congreso del estado, en las secretarías de Gobierno, en las decisiones que nos impactan socialmente, porque el desarrollo de Durango no se detiene y va en crecimiento, evidentemente depende en gran medida del uso adecuado de la tecnología y de los recursos técnicos; Una visión social que vaya de la mano con la ingeniería.
Actualmente el Tecnológico Nacional de México está constituido por 266 instituciones, de las cuales 126 son Institutos Tecnológicos federales, 134 Institutos Tecnológicos Descentralizados, cuatro Centros Regionales de Optimización y Desarrollo de Equipo (CRODE), un Centro Interdisciplinario de Investigación y Docencia en Educación Técnica (CIIDET) y un Centro Nacional de Investigación y Desarrollo Tecnológico (CENIDET). En estas instituciones, el TecNM atiende a una población escolar de 521,105 estudiantes en licenciatura y posgrado en todo el territorio nacional, incluido el Distrito Federal.

Comenta con Facebook