Loading

El aprovechamiento de los debates

Los debates son para aprovecharse y sacar ventaja de ellos, no importa el formato o el moderador.
La mejor manera de sacar tajada de este tipo de encuentros en tiempos electorales es la capacidad argumentativa, la facilidad de palabra, la comunicación corporal y la imagen personal para atraer adeptos.
Si hacemos memoria de los ejercicios de contraste de ideas y propuestas, en el 2000, Labastida se fue en picada cuando en cadena nacional se quejó de que Fox le ponía adjetivos calificativos non gratos, tales como “la vestida”, “chaparro” y “mariquita”.
En 2006, López Obrador, obnubilado por su soberbia, cometió un craso error en dejar su silla vacía, espacios que aprovechó Felipe Calderón para crecer en las encuestas.
En 2012, fuimos testigos de la revelación de ese proceso electoral como lo fue Gabriel Quadri de la Torre, quien con un lenguaje claro, sencillo y con conocimiento de causa, dio a conocer buenas propuestas, creciendo ampliamente en las preferencias hasta en un 6%, que luego se encargaron de bajarlo por pertenecer al partido de Elba Esther Gordillo Morales.
Ahora, en esta elección presidencial, en el encuentro realizado en Tijuana, quien supo aprovechar el encuentro fue José Antonio Meade, se ve que le invirtió tiempo a la preparación y estudio de los temas; no sabemos si le sea redituable en las preferencias porque este debate compitió contra la final del fútbol mexicano.
El día de ayer, la confederación de patrones a través de María Teresa Vivó Prieto, organizó un encuentro entre los candidatos al Distrito 04 federal. El gran ausente fue Pedrito Ávila, quizá porque él está en contra de los señoritingos perfumados y de los explotadores de la clase trabajadora.
Del encuentro organizado por Coparmex, solamente dos candidatos le sacaron provecho, se trata de Jorge Salum del Palacio, que tiene buen manejo de sus ideas así como Francisco Franco Soler, quien se mostró como el joven entusiasta, emprendedor y que se enfrenta a las poderosas estructuras creadas por los partidos políticos.
La candidata de Morena se vio perdida en el espacio, sabe que su única fortaleza es colgarse de la figura de López Obrador y aprovechar la posibilidad de un voto en cascada en donde los electores atraídos por AMLO, voten por Morena sin saber quiénes son los candidatos a legisladores federales y locales. Por su parte el candidato del Panal parecía que estaba en un concurso de oratoria, mostrando una retórica torrescabralezca.
Salum estaba en su ambiente, se sentía como pez en el agua, además de decirse integrante de la Coparmex, no olvidemos que dicho organismo siempre ha tenido afinidad con el Partido Acción Nacional.
Llamó sobremanera la atención cuando al final del evento, Pancho Franco al usar la palabra se bajó del escenario para hablar entre la gente, con un discurso emotivo, los invitó a apoyarlo, a votar por él que no representa a los mismos de siempre. Manejó con claridad sus propuestas como es el banco de alimentos; las energías limpias y la evaluación de los representantes populares por parte de organismos de la sociedad civil, como una especie de fiscalización de compromisos electorales.
Franco aprovechó el espacio, se dio a conocer como el jovenazo que pudo ponerse de tú a tú con personajes como Salum y Agni que ya tienen tiempo en la política, que como diría Don Carlos “son colchones muy miados”; que no se amilanó ante un foro integrado por los hombres de la capital de nuestra entidad, a quienes los conmovió con su discurso sincero.
Habrá qué ver cómo se mueven las tendencias en este distrito y se da una pela de dos, que es entre Salum y Pancho Franco, dado que en el caso de PRI ya se agotó su marca, su candidato y su dirigente; están in extremis, no dan para más.

Comenta con Facebook