MINUTO X MINUTO

El bocómetro…


Se había anotado en este espacio, que se antojaba urgente que el gobernador José Aispuro Torres, diera un campanazo a través de una noticia que nos hiciera salir del letargo a los duranguenses y este es el momento más propicio, precisamente antes que inicie la Semana Mayor.
De boca en boca, surgen los comentarios y las apreciaciones sobre el desempeño del gabinete del gobierno de la entidad, es la percepción de la sociedad sin barniz, es el sentir ciudadano sin cortapisas, hay que aclarar que nada tienen que ver con las opiniones expresadas en las redes sociales, ni mucho menos, no, la fluidez de los comentarios que corren de boca en boca son totalmente imparciales y brotan de forma natural y espontánea, es pues la opinión sincera de personas pensantes que expresan su sentir.
En algunos casos el énfasis del comentario se refiere a una o varias dependencias con las que se tiene contacto frecuentemente, en otros, es gente informada y que se retroalimenta en su círculo de amistad y de confianza y hay también casos, que la percepción se construye a partir de diversos comentarios de parientes y amigos cercanos al hogar y consecuentemente, afecta directamente y su entorno se ve afectado.
No es de desdeñar la opinión que surge del bocómetro, es una información que debe valorarse.
Quizás valga preguntarse, ¿por qué el bocómetro? El bocómetro no surge gratuitamente, mucho se ha dicho que este gobierno del cambio despertó en la sociedad, muchas expectativas, pero sobre todo, supuso que serían llamados a rendir cuentas todos aquellos funcionarios acusados de haber desviado, sustraído o despilfarrado los recursos públicos de otros tantos programas sociales, de desarrollo y de infraestructura que nunca llegaron a quienes habría de beneficiar, causando frustración y enfado de todos ellos, en contra de las autoridades. Algunos pensaron que sería fácil, ya que había señalamientos contundentes, de los que nunca se habló abiertamente en los medios, ni en las redes por temor a represalias, el control era férreo y sólo se esparcían algunas opiniones de ciertos asuntos ventilados por personas con más dominio y acceso a las redes sociales.
El bocómetro no es un run run o un rumor, no pues estos surgen de una información cuya veracidad está en duda y no es posible corroborarla. Los rumores y el run run se transmiten igualmente entre la gente, sin embargo, contiene todas las características de la información falsa y nada confiable.
No está por demás, señalar que el bocómetro también surge a partir de las declaraciones oficiales: “que cada seis meses sería evaluado el gabinete” y de acuerdo al desempeño de cada uno de sus miembros, sería ratificado o no en su puesto.
Derivado de los anterior, aunado a la irregularidad del trabajo del gabinete, en donde destacan algunos funcionarios con escasos resultados o nada en particular, la sociedad, que por primera vez en décadas puede expresar su opinión, la construye desde su propia visión y perspectiva, es su sentir, es la expresión a su propia experiencia que aflora como borbotones y dice lo que piensa, es su vivencia y punto.
El argumento de que no hay recursos poco a poco dejó de tener vigencia y varias dependencias no las traen todas consigo, pues hay recursos no ejercidos que podrían rescatarse realizando los trámites adecuados en cada una de las dependencias federales, como ha sucedido en algunos casos. Sin faltar a la verdad, muchos funcionarios muestran desgano, otros, trabajan en sus proyectos personales, algunos más, andan distraídos por protagonismo y los hay también, soberbios y déspotas que se impacientan escuchando a la gente.
Mañana sería un día ideal para el campanazo informativo que imaginamos, pero bueno, soy un simple ciudadano expresando su sentir a fin de atraer y afianzar de mejor manera la confianza de la sociedad en su gobierno.
El bocómetro pone tacha, es decir, están reprobadas las siguientes dependencias, no hay un orden, ni las primeras son las peores calificadas, no, para la sociedad las más mal calificadas son aquellas que afectan directamente su entorno, su calidad de vida o la rapidez en que es atendida: Una oficina estratégica para el Desarrollo Municipal que no tiene ni pies ni cabeza; urge revisar el desempeño de Comunicación Social; Secretaria de Desarrollo Social; Secretaria de Seguridad Pública; Fiscalía Estatal; Secretaría de Turismo; Instituto de Cultura; Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente; Secretaría de la Contraloría; Dirección de Pensiones; Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca y otras.
Para cambiar no basta con buenas intenciones, buena herramienta, es necesario que los funcionarios quieran aplicarlas.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com
Twitter: jparreolatorres
Blog: Juan Pablo Arreola Torres
Facebook: Juan Pablo Arreola Torres