Loading

El caparazón de Anaya

DON RICARDO ANAYA, PRECANDIDATO AÚN:
• El infierno
no está en el remordimiento, está en el corazón vacío
Gibran

Ya pensaban Meade y López que les había usted dejado los días terminales del 2017 para su regocijo electoral, hasta que apareció el viernes pasado en Tlalnepantla Pero salir para cometer un error del tamaño de ese tamaño, ¡¡oooiga..!! Dijo usted:
“La violencia en México por la ineficacia del PRI, desde que presentaron su nueva estrategia, aumentó en 30 de los 32 estados de la República Mexicana. Yo le recuerdo al candidato del PRI que México lleva cinco años gobernado por el PRI y los resultados están a la vista, 2017 es el año más violento de los últimos 20 años…”
¿Es usted tan chavo que no tiene memoria para recordar la narcoviolencia antes del 2012? ¿O ahora protege al esposo de la mujer que quiso ser presidenta por el PAN y usted le hizo la brecha para que dejara el partido? ¿O pretende borrar de la memoria electoral las matanzas que que el aún panista expresidente Felipe Calderón propició sin pensar en lo que le ocurriría al país por su estupidez?
“¡Pero Peña las continuó!”, me refutará.
Lamentablemente se volvió a imponer la bota de Washington en el trato al narco, conociendo ya los daños humanos, familiares, sociales y hasta económicos que han provocado… De ese tamaño es la fuerza gringa perfectamente y superblindada que allá controla el comercio de la droga y desde el despacho oval de la Casa Blanca ha sido protegida por presidentes demócratas y republicanos quizá como la que recibe la Asociación Nacional del Rifle, pero secreta en grado tal que jamás ha sido revelado el nombre de alguno de los grandísimos capos que todo el aparato político, económico y judicial estadunidense protege.
Así que si un golpe de fortuna le hace presidente, don Ricardo, deberemos crear una asociación nacional antinarco que no meter más la nariz en México. Vamos a recuperar la seguridad en nuestro país con una mejor estrategia del Estado contra los criminales, no contra los opositores políticos”.
Ya veremos si, como su amigo López Obrador, está usted dispuesto incluso a dialogar con los narcos para convencerlos de que ya no sean tan malos y ya no sean más ricos, que con lo que tienen es ya suficiente, que juren “por esta cruz”, entregar las armas y dedicarse a vestir niñitos jesuses para regalarlos en diciembre de cada año a la gente pobre para sus nacimientos…
Esta asociación nacional antinarco le fustigará cotidianamente para que cumpla, don Ricardo, o para que si no puede, exprese las causas que le hayan maniatado y sea el primer presidente que, o acepta el apoyo de la asociación de marras para hacer un frente nacional de apoyo al abandono de las acciones impuestas por Washington, o se declara impotente y lo dice, no como su correligionario Calderón, quien prefirió convertir su cerebro en un camposanto con los nombres de los asesinados cuyos casos conoció, más todas las decenas de millares cuya identidad nunca siquiera leyó en algún diario provinciano.

Internet, m760531@hotmail.com
Facebook: Leopoldo Mendívil
Twitter: @Lmendivil2015
Blog: leopoldomendivil.com

Comenta con Facebook