Loading

El guardadito para el Día D

En todos los frentes políticos persiste la queja de que sus partidos políticos no les dan el dinero suficiente para hacer campaña, por ello es que hemos visto un proselitismo desangelado, no al que se acostumbraba en épocas anteriores en donde reinaba el despilfarro en utilitarios, espectaculares, brigadas, inserciones pagadas ya sea en boletines o entrevistas en noticieros de radio y televisión.
Por ejemplo, Pedro Ávila Nevárez, acostumbrado en entregar apoyos a diestra y siniestra como “Chucho El Roto”, ha manifestado su pesadumbre en que no le entregan los recursos suficientes, además de que está prohibido por la legislación electoral, lo hicieron firmar un documento donde adquiere la responsabilidad directa en caso de que rebase los topes de gastos de campaña; esto para evitar que el PRI sea multado como en 2016 por este tipo de infracciones y se vea mermado en sus prerrogativas.
También Martín Vivanco ha empezado a sufrir los estragos de falta de dinero, puesto que el personal que contrató de brigadistas han empezado a atacarlo en las redes sociales porque no han recibido el pago prometido.
Igualmente en el PAN, Verde Ecologista y Nueva Alianza, los candidatos sufren las de Caín; el argumento que les dan es que todo depende de las dirigencias nacionales, que sean pacientes, que le inviertan de sus bolsillos y luego se los reponen; no lo han hecho porque no son tan ingenuos.
Sin embargo, este es el discurso oficial, lo real es que todos los partidos, incluyendo el partido gobernante en la entidad, están haciendo su “guardadito” para el día de la elección. Efectivamente, para la movilización de votantes y la compra de votos así como de los representantes de casillas en las zonas alejadas.
Es de sobra conocido, que la operación de los mapaches se empieza a sentir durante el denominado periodo de reflexión o la veda electoral, esto es, a partir de las cero horas del jueves anterior al día de la jornada electoral.
Es muy común, que por las noches se vean carros y camionetas circulando por todas las colonias, eso significa que los operadores están visitando a los líderes de base o de sección, repasando las listas de su gente, entregando el dinero pactado para asegurar que se tengan los votos prospectados.
De igual manera, se empieza a hacer la contratación masiva de taxis, camiones, el aseguramiento de combustible, comienzan a prepararse las vaporeras de menudo; se hacen recargas de tiempo aire en los teléfonos celulares de quienes fungirán de halcones en las casillas así como toda la afinación de la estructura formal que son los representantes de casilla y generales de sección electoral así como los movilizadores de los votantes.
Basta con recordar las últimas dos elecciones de gobernador, el PAN, una noche antes logró voltear a las líderes seccionales del PRI y en este partido, se acusa que los coordinadores se “clavaron” los millones de pesos que se destinaron para tal efecto, con lo cual fue una causa suficiente porque en ambas ocasiones se perdiera la gubernatura.
Por esto es que en la actualidad aparentemente vemos campañas austeras, los partidos políticos prefieren gastar el día de la votación que invertir en infomerciales o entrevistas pactadas o en la entrega masiva de utilitarios; la comisión de delitos electorales va a estar a la orden del día en la víspera de los comicios y ahora con más ganas, ya que este tipo de infracciones son catalogados como delitos no graves por el Código Nacional de Procedimientos Penales; en síntesis, todo es mera simulación, por eso se debe apostar al voto libre, informado y razonado.

Comenta con Facebook