Loading

El matrimonio igualitario en Durango

Los matrimonios entre personas del mismo sexo van a ser una realidad en Durango con o sin el consentimiento del Congreso del Estado, pues se trata de un derecho humano que no está sujeto a acciones u omisiones legislativas.
Será la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien implante en Durango la figura del matrimonio igualitario para salvaguardar los derechos humanos de los homosexuales, quienes se puedan sentir discriminados a la hora de solicitar contraer matrimonio ante un oficial del Registro Civil y les sea negado por dicho servidor público debido a que no está expresamente permitido en el Código Civil de Durango.
En el supuesto de que el código de marras no sea reformado por la actual legislatura estatal, las personas que se sientan afectadas en su esfera de derechos fundamentales, tendrán que iniciar el camino legal que los conduzca ante la Suprema Corte para que finalmente sea este organismo quien resuelva la procedencia del matrimonio igualitario en un afán de proteger los derechos humanos de los interesados en contraer nupcias con alguien de su mismo sexo, pues el hecho de tener preferencias sexuales diversas no les quita el estatus de seres humanos que poseen derechos fundamentales reconocidos por la Constitución y los Tratados Internacionales.
Si bien, Durango es considerado por ser conservador, tendrá que dar paso a este tipo de figuras jurídicas por el nuevo paradigma de los derechos humanos y que se debe gracias a la reforma constitucional de 2011, en donde las garantías individuales pasaron a llamarse derechos humanos y el Estado Mexicano reconoce tanto los plasmados en el texto constitucional como en los tratados en mención.
Esta reforma dio paso al control difuso de la convencionalidad, consistente en que los tratados internacionales en materia de derechos humanos, tienen una superioridad legal impresionante; incluso se concede la capacidad a todo funcionario de inaplicar una norma cuando ésta atente en contra de los derechos fundamentales y sin lugar a dudas, este ha sido el criterio que ha abierto la puerta a los matrimonios entre personas del mismo sexo en las entidades federativas cuyos códigos civiles excluían a los homosexuales y en consecuencia, se entendía que se incurría en discriminación. La misma explicación la encontramos con la liberación de la francesa Florence Cassez y el amparo concedido a cuatro personas para que pudieran consumir mariguana, pues en dichos asuntos se ponderaron los derechos humanos contenidos en tratados y convenciones internacionales reconocidos en los que el Estado Mexicano forma parte.
Los derechos humanos no pueden estar sujetos a consultas públicas, simplemente se respetan y se garantizan su pleno disfrute, por eso si los legisladores de Durango, en uso de sus principios morales votan en contra la iniciativa para permitir el matrimonio igualitario, será la Corte quien en sus facultades de tribunal garante de los derechos fundamentales, resuelva que esta figura sea una realidad en Durango.
Muchos podemos no compartir la idea de que personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio por la vía civil pero debemos respetar pues se trata del nuevo paradigma de los derechos humanos, al cual nuestros legisladores abrieron la puerta desde el 2011.

Comenta con Facebook