Loading

El monitoreo a AMLO

Enrique Quintana

Hay cuatro temas de los proyectos, políticas y decisiones de AMLO que van a ser seguidos cuidadosamente por los inversionistas: el presupuesto de 2019; las decisiones en materia de política energética; lo que vaya a suceder con el proyecto del Nuevo Aeropuerto y el nombramiento del subgobernador del Banco de México que reemplazará a Manuel Ramos Francia.
Ese señalamiento fue hecho por Gabriel Casillas, quien encabeza el área de investigación económica de Grupo Financiero Banorte, en el marco del Sexto Foro Político organizado por El Financiero.
Los otros participantes de la mesa económica que moderó quien esto escribe, coincidieron en lo fundamental en este señalamiento.
Veamos cada uno de los puntos.
En cuanto a la política energética, señalaron que hay dos aspectos fundamentales a considerar. Por un lado, los proyectos de las refinerías y la política en materia de precios de las gasolinas.
La preocupación es que el congelamiento de los precios de las gasolinas y la presión de gasto derivada de los proyectos de refinación colapse las finanzas de Pemex.
Alonso Cervera, economista en jefe para América Latina de Credit Suisse, puso el acento en el monitoreo que Moody’s hace de las finanzas de Pemex.
Una baja en la calificación de la petrolera le quitaría el grado de inversión y esto podría impactar a la deuda gubernamental en su conjunto.
Otro tema por considerar es el de los balances fiscales. Aquí, además, del posible impacto de los temas petroleros, están el crecimiento del gasto social derivado de los nuevos proyectos, para jóvenes y adultos mayores. Pero, además, está el tema de la reducción del IVA en las fronteras.
La condición es que el paquete económico de 2019 no solo mantenga el superávit primario, sino que sea creíble.
Un asunto más es el tema del aeropuerto. La continuidad del proyecto en Texcoco es fundamental para asegurar la confianza. No importa si el proyecto se recorta por cambios en el uso de algunos materiales, tampoco si en lugar de ser emprendido por el gobierno, en alguna parte es concesionado. Lo relevante es que se perciba que hay respeto para los contratos y determinación de seguir con proyectos relevantes.
Finalmente, el cuarto elemento a considerar es el nombramiento del futuro subgobernador del Banco de México.
Si la persona que se propone es un economista con prestigio, con conocimiento económico, con trayectoria en los mercados, se ganará también un voto de confianza, como resultó en el caso de la nominación de Carlos Urzúa como secretario de Hacienda.
Si no cumple con los requisitos indispensables y aun así en el Senado recibe el visto bueno, entonces el mensaje será muy malo.
No son éstos los únicos puntos que siguen los inversionistas y los mercados, pero ellos son algunos de los que son observados con detenimiento.
Un tema más, abordado en la mesa por Luis Foncerrada, quien dirigió por una década el CEESP, es si el nuevo gobierno manda una iniciativa para instalar un Consejo Fiscal independiente, este será un punto adicional a favor del nuevo gobierno.

Comenta con Facebook