Loading

El regreso…

Específicamente en el ámbito político de nuestro querido Durango han sido muchas las ocasiones en que algunos actores políticos abandonan su cargo en busca de un posicionamiento que sea de mayor retribución y peso político para ellos mismos o incluso para su círculo de poder cercano.

Es un hecho hasta cierto punto entendible buscar un crecimiento, pero en política es un acto que atenta con la credibilidad de la ciudadanía quienes catalogan dicha acción como negativa.

Desde luego, todo lo anterior es asociado en su mayoría para aquellos políticos que utilizan ese medio como su única vía de crecimiento dejando de lado los resultados, sus compromisos y el trabajo realizado.

Sin embargo, a pesar de que solamente regresan aquellos que pierden una elección como es el caso de “El Bronco” en Nuevo León. Aquí en Durango está a punto de ocurrir algo que puede marcar un antes y un después para quienes dejan su cargo y no vuelven.

El próximo 3 de Septiembre queda confirmado el regreso del Doctor José Ramón Enríquez a la alcaldía de Durango Capital, esto después de haber obtenido un espacio en el Senado de la República, el oftalmólogo regresará a terminar su periodo al frente del municipio de Durango.

Quienes tenemos el gusto de conocer al Doctor Enríquez sabemos que regresará con todo el entusiasmo de trabajar intensamente al ritmo de 24/7. El Doctor fue claro desde el momento que tomó licencia en cabildo y en sus debates como candidato sobre su postura de regresar a la alcaldía independientemente de su resultado en su participación por el Senado, fue cuestionado y su decisión puesta en duda.

En estos tiempos donde la política ya no solamente se declara, si no se hace, y quien fuera una voz que señalara en su momento a los llamados “chapulines” nos deja el ejemplo de una buena acción que es diferente a la que nos tiene acostumbrados la llamada clase política.

Quizá deje amedrentados a aquellos personajes que le juraban lealtad al Doctor Enríquez y al día siguiente después de que José Ramón  tomara licencia se dedicaron a tomar “vacaciones” o a navegar con doble bandera con el alcalde suplente. Dudando de la palabra del oftalmólogo de regresar.

El proyecto de Enríquez toma un nuevo aire, una nueva etapa donde el trabajo debe de dar de que hablar, donde la sociedad juzgara los resultados, donde se debe de tener la madurez para darle la confianza a quienes demostraron y dejar de lado a quienes traicionaron. Finalmente si le va bien al alcalde, le va bien al municipio de Durango.

Comenta con Facebook