Loading

El sufrimiento de un indeciso

Ayer recibí un correo electrónico, en el remitente venía el nombre de MAnUeLiToO Bermúdez. En el asunto decía: “yo soy uno de los indecisos”.
De inmediato creí que se trataba de uno de mis compañeros de banca en la Facultad de Derecho, pero al leer el escrito vi que no era mi amigo Manuel, porque su lenguaje siempre fue muy parco y vacuo; a pesar de eso, el correo se me hizo interesante, por lo que decidí transcribirlo porque fui autorizado para ello.
“Estimado maestro De la Rosa: le escribo para comentar con usted que yo formo parte del 21% de indecisos que marcan las diferentes encuestas sobre las intenciones de voto para las elecciones de Presidente de la República.
A pocos días de que se celebren las votaciones no sé por quién votar, por más que le doy vueltas, no decido a qué candidato habré de darle mi voto el próximo 1 de julio porque ninguno me termina de convencer.
He de confesar que en las últimas dos elecciones presidenciales voté por López Obrador, en 2006 fue un movimiento auténtico de la izquierda pero a 12 años de distancia, veo que no solo se trata de un viejecito obsesionado por el poder, eso es lo de menos, pues dígame qué político no lo es. Lo que no me gusta es tanta gente de mala fama que se sumó a su proyecto; no me refiero a la maestra Gordillo, a Napito el líder minero o a los maestros de la Coordinadora, sino en lo local ver a personajes que se beneficiaron a manos llenas de los gobiernos del PRI, especialmente de los protegidos por Herrera Caldera y que antes de que les negaran un hueso, salían retratados muy orondos a lado de Meade, como Otniel, Gurrola, Vitela y Aguilera.
El muchachito del PAN no me convence, se me hace muy sobreentrenado por los consultores políticos, me parece hueco y se impuso como candidato a la Presidencia, pisoteando a los aspirantes, en pocas palabras es un dictadorzuelo; además los gobiernos del PAN como en Durango nos han quedado mucho a deber por el cambio tan prometido y que sigo esperándolo sentado en una banca de la Plaza de Armas.
Meade sí me convence un poco más, me parece que es un buen hombre, pero por ese mismo carácter será rebasado por todas las hienas del PRI; siento que votar por él permitirá que sigan viviendo del erario personajes indeseables.
Del Bronco ni hablar, es simplemente un bufoncete de la política que se hizo de la candidatura con trampas y desvío de recursos públicos del Gobierno de Nuevo León; es una vergüenza.
Pamplinas, no sé por quién votar. Atentamente: MAnUeLiToO Bermúdez C.”
Como podemos apreciar quizá los indecisos no vayan a votar o en caso de hacerlo, decidan convertirlo en un sufragio nulo porque de lo que se puede leer, la mediocridad electoral ha permeado tanto que no deja otra salida, por lo que no creo que se vaya a materializar el voto útil.

Comenta con Facebook