Loading

El último debate…

En lo personal, amable lector, hace tiempo, desde que inició este proceso electoral, he dejado de creer en las encuestas, no es posible aceptar que con un sondeo de 1,500 a 2,000 encuestados nos indique quién va a ganar las elecciones cuando el universo es de más de 80 millones de mexicanos que tenemos derecho a votar el 1° de julio. Las muestras son muy inferiores al universo que comprende este proceso, así de sencillo y de simple.
Al parecer, después del debate parece que la contienda se centra en quién ganaría el segundo lugar, esto, según todas las encuestas que dan como ganador a López Obrador, pero insisto tengo mis dudas.
El último debate llegó ya en un clima muy complicado. Entre los ataques sistemáticos del gobierno a Anaya, la supuesta ventaja de López Obrador y la lejana posibilidad de que sea presidente Meade o El Bronco, puso en este tercer debate en una situación distinta a los dos debates anteriores.
Fue un debate que inició flojo y gradualmente fue cobrando mayor relevancia. El Bronco sin gracia alguna mostró su imposibilidad plena de ganar.
López Obrador siguió con su misma línea. Sin ahondar más en ningún tema, hablando sólo de corrupción y perdón, penosa pues fue su actitud, si tan seguro está que va a ganar era mucho pedir que explicara su proyecto económico en lugar de simplemente caer en las mismas frases.
Lo poco que AMLO explicó es tan añejo que dibuja al México de los 70. ¿En serio cree que es una opción construir refinerías?
Meade dijo: “aquí el único indiciado por un delito es Ricardo Anaya”, lo que le permitió a Anaya una de las mejores intervenciones del debate, en donde dijo, palabras más palabras menos; puede que todos los ataques que han hecho desde el Estado funcionen y yo pierda la elección, pero si gano se va a investigar la corrupción de Peña Nieto y de su gobierno.
Otro de los temas que abrió Anaya fue muy fuerte para López Obrador que se quedó sin respuesta. Es las adjudicaciones directas al empresario José María Rioboó, además de este surgió una medición muy precisa de los ataques de “bots” a la página con los datos.
Rioboó además de haber recibido más de 170 millones en adjudicaciones directas de López Obrador, fue uno de los que perdieron la licitación del nuevo aeropuerto y casualmente también es quien redacto el texto que presentó López Obrador para el absurdo proyecto de Santa Lucía.
El ataque informático de los “bots” de López Obrador es un tema interesante porque no vienen de México, ¿Cuántas percepciones se habrán manipulado de esta manera?
En tema de salud llamó la atención que López Obrador ha encontrado 35 hospitales abandonados, nos parecen pocos para los veinte años que lleva recorriendo el país y la corrupción no resuelve el tema de salud, Meade sabe muy bien cuánto cuesta la salud, pero al parecer es Anaya quien cuenta con más claridad con lo que se puede y debe hacer.
Llamó la atención que AMLO dijera que el único que vende plazas es el secretario de Educación. Defender en este tema a los sindicatos es negar los obvio y confirmar que ya es parte de lo peor del sistema y no de la oposición. La venta y herencia de plazas es un mal endémico de la cultura sindical charra que representan tanto al SNTE como a la CNTE.
El debate mostró, una vez más, las personalidades y capacidades de cada uno de los candidatos. Dos candidatos pueden ganar la elección y es muy diferente el camino que cada uno propone para México.
Amable lector, ya no es tiempo de seguir molestos o furiosos, que nada nos agrada, que todo está demasiado mal, no, no, tampoco es tiempo de soñar, es tiempo de actuar y pensemos y razonemos sobre cuál es el camino que queremos para nuestros hijos y nos preparemos para ir a votar con alegría y no con coraje, vendrán cambios, claro que vendrán.
En Durango, le dolió y mucho al “Rambo”, candidato a Senador por Morena que le sacaran la enorme construcción inconclusa de la que se hizo en los tiempos que fue presidente municipal y ahora alega a su favor que es de su esposa, más cinismo no se conoce, sin el menor rubor prefiere cobijarse en una “guerra sucia” el candidato a senador ahora se ve en pañales, el colmo de la desvergüenza.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com
Twitter: jparreolatorres
Blog: Juan Pablo Arreola Torres
Facebook: Juan Pablo Arreola Torres

Comenta con Facebook