Loading

El último Grito de Dolores

hitos de expresionAnoche Jorge Herrera Caldera dio su último Grito de Independencia y con él, recibe también su último año de gobierno. A partir de hoy, le espera el momento más difícil para todo aquél que es depositario del poder: prepararse para dejarlo.

Herrera Caldera ha venido sorteando cinco años de retos, de dificultades que ha podido librar como fue la herencia que recibió de inseguridad, de inestabilidad financiera y el azote del cambio climático con la sequía más terrible que se recuerde en la historia natural de Durango. Durante el tiempo que lleva su periodo gubernamental ha podido darle continuidad a los proyectos de infraestructura que se fueron trazando en administraciones anteriores. El sello de su administración fueron los uniformes escolares gratuitos, la Reforma Constitucional Integral que en la jerga de la ingeniería constitucional se conoce “Nueva Constitución”, y la eliminación del pago de la tenencia vehicular.
Ahora, Herrera Caldera, tendrá que visualizar tres situaciones trascendentales para su persona: la definición de su sucesor o sucesora, garantizar el triunfo del PRI en las elecciones del año próximo y trabajar por su futuro político al concluir su periodo como titular del Poder Ejecutivo de esta entidad federativa.
Como podemos apreciar, las constantes señaladas en el precedente párrafo son interdependientes porque del éxito de cada una de ellas es indispensable para el futuro promisorio de Jorge y veamos por qué:

La sucesión
Jorge Herrera Caldera tiene sus cartas para el relevo, tales como Esteban Villegas y Carlos Matuk, pero tendrá que ser hábil en las negociaciones en la cúpula tricolor porque cada uno de los hombres influyentes del poder en México cuenta con sus respectivas piezas; por ejemplo Miguel Ángel Osorio Chong trae a García Barrón; Emilio Gamboa a Leticia Herrera y Manlio Fabio Beltrones a Ricardo Pacheco. Todos estos personajes tratarán de influir en la decisión del Presidente de la República.

¿Continuidad o alternancia?
Una vez que Peña Nieto tome la determinación sobre quién será la abanderada o abanderado del PRI al gobierno de Durango, Jorge Herrera, le debe garantizar el triunfo del PRI porque el virtual candidato del PAN, José Rosas Aispuro Torres, se encuentra bien posicionado en el humor del electorado y los priistas ven riesgoso que nuestra entidad dé paso a la alternancia partidista, toda vez que ayer se dio a conocer la coalición conformada por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

El futuro político
El mandatario estatal no se consagrará a cerrar la administración ni a dejar encaminados los proyectos pendientes y mucho menos regresarse a su fábrica de bicicletas, pues ha demostrado que le entendió muy bien al oficio de construir relaciones en el centro del país y a la operación política, de manera que de acuerdo a los resultados arrojados en la elección del año entrante, le podrían esperar su incorporación a un espacio con Luis Videgaray o prepararse para participar en 2018 como candidato a senador o a diputado federal para lo cual estrenaría la figura de la reelección legislativa; a través de estos espacios podría velar por la estabilidad de su grupo político en Durango.

La ceremonia del Grito de Dolores será el arrancadero para todos los aspirantes a la gubernatura, si bien muchos ya andan movidos, ahora más que nunca intensificarán sus estrategias para generar ambiente de competencia entre las diferentes casas encuestadoras que comienzan a medir la intención del voto; a partir de la noche de anoche, surge la incógnita de saber quién encabezará la ceremonia del Grito el próximo año, quién saldrá al balcón del antiguo palacete gubernamental a emular al Cura Hidalgo.

@MtroDelaRosa
lecturaspoliticas.com

Comenta con Facebook