Loading

El voto electrónico en Durango

Una de las tendencias en el ámbito electoral, es facilitar el derecho al voto lo más posible, no solo blindarlo de fraudes y coacciones, sino dotarlo de mecanismos que permitan ejercer este derecho lo más fácil posible.

Recuerdo que dentro de sus experiencias como consultor, Fernando Mejorado, comentaba en una de sus presentaciones que en República Dominicana, la autoridad electoral enviaba a los domicilios las boletas para que desde la comodidad del hogar se ejerciera el sufragio.

Por su parte, Emmanuel Reyes Carmona, diputado del PRD, integrante de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables, impulsó reformas al artículo 1 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, con el propósito de garantizar el derecho al sufragio a ciudadanos con alguna discapacidad para ser integrados en un padrón de voto domiciliado.

Las discapacidades que contempla el legislador son visuales o motrices. Sostuvo que esta iniciativa, turnada a la Comisión de Gobernación y Población, busca otorgar a este sector una credencial de elector con la leyenda “Voto domiciliado”, donde se garantiza que llegue su boleta para votar al domicilio a través de correo certificado.

En caso de que sea temporal la incapacidad física, planteó emitir un dictamen para eliminar su registro en la sección electoral por esa ocasión y enviar la boleta electoral a su domicilio, la cual, una vez devuelta, se dirija al Consejo Municipal Electoral, para que proceda a realizar su revisión, validación, escrutinio y cómputo.

En lo que se refiere a Durango, desde que Alejandro Gaitán Manuel fue consejero presidente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, se comenzó a explorar la posibilidad de implementar el voto electrónico; para lo cual, comenzó a realizar expediciones en entidades federativas que usaban la urna electrónica.

Hoy, esta modalidad ha recobrado especial interés porque el INE ha digitalizado algunos de sus procesos como fue la obtención de respaldo ciudadano tanto para candidaturas independientes como para la creación de partidos políticos, en donde se han usado aplicaciones para teléfonos inteligentes.

El voto electrónico podría ser la clave para reducir el costo de las elecciones en el futuro, pero no en lo inmediato, puesto que se requiere blindaje reforzado para garantizar, al menos, inviolabilidad del sufragio, que sólo se emita uno por elector, sin presiones y con plena certeza en la emisión, transmisión, recepción y cómputo del voto.

Así, el Instituto Nacional Electoral (INE) se trazó una ruta de mediano y largo plazo que contempla a mediados de 2019 estudios y un modelo de votación electrónica a fines de año para su desarrollo y fase de pruebas en 2020.

El INE comenzará a trabajar en ello con dos años de anticipación para aplicar la nueva modalidad de votación electrónica en ocho entidades que tendrán elecciones en 2021, en donde la ley permite la votación de connacionales residentes en el exterior.

Eso servirá como plataforma de prueba para permitir en la jornada de 2024 que los mexicanos extranjeros puedan votar en comicios federales por la vía online, según ha expresado el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova.

Ayer estuvieron en Durango, consejeros electorales del OPLE de Jalisco, quienes compartieron sus experiencias al usar las urnas electrónicas y consideran que brinda certeza, pero al mismo tiempo, otorgan grandes medidas de ahorro porque ya no se erogan fuertes cantidades de dinero en la impresión de boletas con sofisticados candados de seguridad, similar a los que se colocan en los billetes emitidos por el Banco de México; sin contar el material de tinta indeleble, lápices especiales y demás contenidos en los paquetes electorales, además de que los resultados son enviados de manera pronta a través de códigos encriptados vía internet.

La reforma electoral de 2014 abrió la puerta a iniciar la modalidad del voto electrónico para los connacionales que residen fuera del territorio nacional, pero siempre y cuando el INE garantizara un sistema que diera certeza al sufragio; aunque con la austeridad republicana y la amenaza de una reforma electoral que suprima la figura de los OPLEs, la urna electoral, al menos en Durango, no tiene buen augurio.

Comenta con Facebook