MINUTO X MINUTO

En Chirona


Eeeeepale, eeepale qué ondas con esos polis, hombre, neta que ya sé lo que se siente un abuso policiaco, en esos momentos se siente uno pior que una basura. A nuestros oídos llegan muchas quejas en contra de los guardianes del orden, en algunos casos se queda uno con la inche duda de “a poco serán capaces de hacer eso” pero cuando se vive en carne propia, lo que uno escucha se queda corto. Ire, le platico, resulta que mi carnal Ismi, y un servidor, el viernes por la noche al salir de la chamba compramos un par de chelas bien, peeero bien frías “pa’ el calor”, estábamos arriba de mi coche justamente a las afueras del jale, en un momento dao llegaron unos polis y sin más nos obligaron a bajarnos del carro, desde un principio notamos su agresividad, les dijimos que acabábamos de salir del trabajo, nos pusieron frente al vehículo y sin más nos pusieron las de acero, peeeeero los vatos con el que escribe se ensañaron, po’s nomás pa’ que se dé una idea, me hincaron, me pusieron la cabeza en el cofre y pa’ rematar una rodilla en la cabeza, no podía voltiar a ningún lao, le exigí al agente que me soltara que no tenía por qué someterme de esa manera, y me dice el azul, “sí sabes quién soy, soy la autoridad y conmigo te la peeel…” y más le apretaba a las esposas, luego llegó otro agente, con mucha más calma me pidió que le explicara, luego me preguntó mi nombre y cuando me ubicó, les pidió a sus compañeros que me soltaran. ¡Ah! por cierto, en corto nos quitaron los teléfonos, no me dejaron hacer ninguna llamada, al final me dice uno de los oficiales, no, po’s ‘ai muere, así la dejamos y se fueron. Con el nervio y el coraje, no pudimos identificar sus placas. Al tener conocimiento de los hechos, el director de Seguridad Pública Municipal Noel Díaz y el subdirector de Vialidad José G. López Carbajal, se pusieron en contacto con un servidor, nos manifestaron su molestia por la mala actuación de los agentes, y se comprometieron a darle seguimiento al caso, reconozco sus atenciones, sin embargo, lo hacemos público para que se corrijan este tipo de acciones por parte de los agentes, po’s porque precisamente por estos elementos la ciudadanía no les tiene confianza, peeero desgraciadamente por unos cuantos, se califica a toda la corporación…  A’i ‘ta que ya no quedó de otra más que con la cola entre las patas nos fuimos a dormir la mona… Bueno, con eso por hoy, nos leemos mañana si Dios y los cuicos lo permiten.

enchirona@hotmail.com