MINUTO X MINUTO

En el PRI buscando con lupa y en el PAN deshojando la margarita para enfrentar a AMLO


El PRI no debe equivocarse en escoger a su mejor carta con la que jugará en el 2018, no hay margen para error, le costaría no sólo la Presidencia de la República sino posiblemente su sobrevivencia competitiva nacional, el escenario es tan preocupante, igual o peor que en el 2006.
Así que, se juega el todo por el todo y está metido en el estudio milimétrico de cómo le iría en todos los posibles escenarios con cada prospecto, el enemigo a vencer otra vez, es Andrés Manuel López Obrador, claro que tiene muchas opciones, pero aquí el problema no es cuantitativo, sino cualitativo.
El que tenga menos negativos, no importa que no sea conocido, “caballo que alcanza gana” dice el adagio, pero me refiero a lograr la candidatura al interior del PRI, no a ganar las elecciones, eso dependerá de lo que suceda en un año y medio y si resulta atractivo para el electorado y en ese sentido, me llama la atención que al último que se incorporó dentro de los candidateables, hace exactamente un año, fue a José Narro Robles, hoy secretario de Salud. Conocido en abril pasado sólo por el 1% de los mexicanos.
Otra opción “fresca” del PRI es José Antonio Meade, con un perfil neopanista sin ser militante, pero ni priísta por ser apartidista, digamos que EPN explora cualquiera que sea “menos malo” o más rentable para el partido, esto es, quien tenga menos “negativos” aunque sea poco conocido ante el grueso de la gente, para eso están las estrategias de la mercadotecnia, el dinero y las campañas, mediante las cuales al malo te lo hacen bueno y al bueno te lo pintan malo.
Pero este personaje dividiría al panismo porque tiene muchos amigos ahí, pero Prominente miembro del Gabinete de Fox y de Calderón. La cosa es que también dividiría al PRI, que no lo consideran propio y algunos se sentirían desplazados. porque es visto más azul que tricolor y sería tanto como ceder al regreso del PAN con un personaje supuestamente incoloro o camuflajeado. Con muchos negativos por la economía que no mejora y hay malos augurios.
Aurelio Nuño Mayer, controvertido secretario de Educación, desconocido por la tradicional clase política nacional, se ha potenciado como uno de los más influyentes cercanos del círculo rojo de Enrique Peña Nieto desde que éste era gobernador del estado, a última hora lo pusieron a bailar con la más fea, por lo que no tiene un panorama muy bonito que digamos.
Luis Videgaray que hasta hace menos de un año era el favorito, es muy difícil que sea, pues junto con Nuño son los que traen más negativos, causante de una fallida política económica a la vista de la gente y autor de oscuras y erróneos manejos con Donald Trump, primer enemigo de México. Como aprendiz de Canciller se ve más que difícil gane en la relación de Estados Unidos. Su única tarea. Por la caída de Videgaray, están tratando de levantar a Narro, conocido ahora por el 6% del electorado, el problema de él, es que sería un candidato de 70 años de edad.
De los precandidatos serios en el PRI, nos queda Miguel Ángel Osorio Chong, éste sí político, éste sí, priísta por los cuatro costados, hacia el interior del partido es el que más cohesiona a los políticos-políticos, sin mácula de tecnócrata, el más conocido, de los priístas estoy hablando, pero también trae negativos porque le tocó lidiar con el toro más bravo, llamado inseguridad, ahí está su apuesta y tiene este año para probar su destreza.
Ésa es la lucha intestina, la lucha hacia afuera es otro cantar, en la arena electoral ahí las encuestas no favorecen al partido de 88 años de edad, las trae “En Chino”. Creo que la decisión final la tomará el mexiquense presidente, pasando las elecciones locales del Estado de México, “La Joya de la Corona”, Veracruz, Coahuila y Nayarit. Dicho en orden de peso electoral, político y económico.
En el PAN, no hay más que tres sopas, Margarita cayéndose por qué no tiene biografía política ni contenido su discurso, no prende y con la carga de la mala fama de su consorte Felipe Calderón a quien se le aplica el dicho de “No me ayudes compadre”, quién hizo recordar a los expectantes ciudadanos, que no sólo es el enterrador número uno del país, con más de cien mil muertos sembrados en el campo de México. Atrás había quedado su infortunada presencia en el evento de Alfredo del Mazo.
Pero reavivó su polémica presencia en Saltillo con sus ataques a Humberto Moreira para supuestamente ayudarle al candidato del PAN, su compadre Humberto Amaya, obligó al ex gobernador que éste confirmara, por si alguien lo dudaba, lo dijo con todas sus letras “Usurpador”, dicho por uno de los testigos presenciales. “Ese borracho le robó la elección presidencial a Andrés Manuel López Obrador”, expresó el ex presidente del CEN del PRI.
En el PAN se libra una feroz pero silenciosa lucha intestina. Ricardo Anaya su joven e inteligente presidente, quien se la pasa dos días a la semana en los Estados Unidos, en donde tiene viviendo a su familia, en su partido es juez y parte, y usted sabe que el que parte y reparte, se queda con la mayor parte, reestructuró convenencieramente al interior a su partido en toda la República y ahora, casi toda la estructura es afín a él, aunque, hacia afuera se mantiene debajo de Margarita.
Les sigue el enjundioso Rafael Moreno Valle, el más audaz de todos, confrontado con “La Calderona”, quien auspicia en su contra al comité estatal albiazul en su estado, es el que tiene más techo para crecer al contrario que sus adversarios azules, el poblano ahí la lleva pianpianito, pianpianito, paso por paso, recorriendo el país y sumando algunos cuadros de importancia. Es un enigma hasta donde pueda crecer.
Ahí están los que aspiran a alcanzar al adelantado López Obrador, quien lleva tres vueltas vía terrestre que le da al país, municipio por municipio con sus principales pueblos y rancherías, le propinan “ganchos al hígado” un día sí y otro también, sin éxito, provenientes de todos lados, y no lo han podido “bajar del macho”, según las últimas encuestas. Por lo que se ve, nadie le gana en lo perseverante, mucho me recuerda a José Aispuro Torres en lo incansable, trabajo de hormiguita y que resistió a tanto golpe y como dicen muchos “tuvo que ganar dos veces la gubernatura para que se le reconociera. Pero que se cuide AMLO, porque sí lo pueden bajar del macho, como en el 2006. Como dijo Fox, “se la sacamos de la bolsa, me desquité”.