Loading

En riesgo los equilibrios políticos

Los últimos dos días han sido de muchos trascendidos con relación a los probables candidatos del Partido Revolucionario Institucional: que si al Senado Esteban Villegas y Rocío Rebollo, que no, que es Ricardo López Pescador y la señora Rebollo, no, que la fórmula será López Pescador y Ali Gamboa y los candidatos a diputados Adán Soria por el distrito I, Por el distrito II Leticia Herrera Ale, por el distrito III, María Luisa González Achem y por el IV Don Pedro Ávila Nevárez. Hasta hoy solo la precandidatura del II distrito es segura.
Pero las listas se mueven, que aunque hay quienes van en todas como Adán Soria que al parecer está fuerte, no aparece Óscar García Barrón, ni Otniel García Navarro ni otros tiradores; salió el diputado local Uribe y la cetemista Katy Mercado pudiera haber sido canjeada por un buen lugar plurinominal para el Senado que se le daría a Ricardo Pacheco, desde nuestro punto de vista mal candidato, pero buen conocedor del trabajo legislativo.
De la serie de rumores y trascendidos solo el permiso solicitado para separarse de la presidencia municipal de la señora Leticia Herrera Ale es lo cierto, aquí no se permitieron rumores, tomó la decisión y la ejecutó, muy al estilo de la alcaldesa con permiso, la señora Herrera Ale no se anda por las ramas.
Por cierto, el incidente con la caravana de Javier Corral si bien es reprobable, no alcanzó a politizarse, vimos un video en donde Rómulo Campuzano corre despavorido ante la amenaza agresiva de los perseguidores, el dirigente panista dice a la gente que se repliegue y él se sube en un carro y se va a toda velocidad, el general abandona a sus soldados. Hubo protestas justas, también se corrieron rumores, al final el incidente no pasó a mayores.
En Gómez Palacio, guste o no, se quiera o no aceptar, existe disciplina en el PRI, lo cual se va perdiendo en otras partes, la decisión de buscar la candidatura para la diputación federal por el II distrito de la señora Lety no fue objetada, no hubo oposición, ni reclamos, ni protestas, ni rabietas, ni panchos, un indicativo que el PRI de Gómez Palacio sigue siendo una trinchera sólida.
Hay quien asegura que en la ciudad de Durango y otros municipios pasará lo contrario, que la desbandada está por venirse, que ya hay grupos esperando la señal para abandonar al PRI en el que militaron durante largos años quienes cambien de partido, por hoy solo son rumores y nosotros esperamos que solo se quede en eso, en rumores.
En una contienda electoral a nadie le conviene que los partidos se debiliten, así como unas elecciones inequitativas no ayudan a ningún proceso electoral, menos a la democracia incipiente que vivimos, el debilitamiento de la militancia de los partidos pone en riesgo el equilibrio, la composición plural en el Poder Legislativo que permita la negociación, el ejercicio de la política y el debate profundo para que se confronten ideas y se busquen soluciones.
Cierto es que ante el desgaste y falta de credibilidad de los partidos tradicionales fundamentalmente PAN y PRI que entraron a la contienda electoral con fuerte rechazo ciudadano y en una situación de crisis de la política mexicana, podría generarse una manifestación social de difícil contención en su contra y el fortalecimiento de Morena como partido nuevo y novedoso.
De presentarse deserciones masivas como sucedió con el PAN en Monterrey, los equilibrios los rompe la misma ciudadanía fatigada, cansada y con hartazgo, si estas sensaciones se expresan, los equilibrios no serán rotos por una contienda inequitativa ni por truculencias de los partidos, sino por una marea ciudadana que busca nuevas alternativas, de ser así, estaríamos en el umbral de un cambio en la política y en la construcción de gobierno plural que sería un hito en la historia de México. O no.

Comenta con Facebook