MINUTO X MINUTO

Enrique Benítez: Meade es la solución para el PRI y el PAN; ¿Quién sabe?


Como era de esperarse, las dirigencias estatal del Partido Revolucionario Institucional, se apresuraron la semana pasada a justificar el destape del presidente Peña Nieto del que ya es el candidato del PRI para las próximas elecciones presidenciales: José Antonio Meade. Y Durango no fue la excepción en esa estrategia de explicar y fundamentar por qué, a pesar de que siempre fue arriba en las encuestas internas, Miguel Ángel Osorio Chong, fue rechazado por Peña Nieto.
En su encuentro con los medios de comunicación, Luis Enrique Benítez Ojeda dio los siguientes argumentos para sostener que José Antonio Meade es la solución del PRI para la escasa credibilidad que tiene ante la población:
1.- Benítez se refirió a Meade como un ciudadano, no militante del PRI, a quien conoce desde hace más de 10 años y sobresale como un mexicano capaz con experiencia, honesto y de extraordinaria calidad humana.
“Con la designación de Meade Kuribreña el tricolor le dice a los ciudadanos que es capaz de leer e interpretar el momento político por el que atraviesa el país, en el que la sociedad ha volteado más a ver a las personas que a los partidos políticos”.
2.- “Sabemos que el electorado está desanimado con los políticos y los partidos, por eso queremos ofertar a un mexicano que tiene una gran carrera en el servicio público, ya que ha sido cinco veces secretario de estado, lo que le da la experiencia y capacidad que se necesita para gobernar”.
3.- Sobre Osorio comentó que estaba arriba en las encuestas y se mantuvo casi a lo largo de los últimos cinco años en las preferencias de la gente.
“Con todo y eso, los priistas sabemos reconocer el momento por el que atraviesa el país y la postura que hay en la ciudadanía en torno a los partidos políticos, por lo que entendemos que hoy requerimos un contendiente que comunique más allá del tricolor. Es indispensable contar con un candidato respaldado por todas las corrientes políticas del PRI, pero que además se vea identificado con los ciudadanos que no tienen preferencia o simpatía con los partidos”.
4.- “Estoy seguro de que el PRI y la sociedad son capaces de conformar una alianza que lleve al servicio público más allá de los partidos, dentro de una dinámica de cambio a favor del desarrollo del país”.
Otro elemento que definió a Peña Nieto a favor del hoy ex secretario de Hacienda, es su afinidad con una parte del panismo. Al menos eso le hicieron creer los asesores a Peña Nieto, pero veamos la encuesta que la semana pasada presentó el diario Reforma en el que se demuestra que Meade no jalará a muchos panistas como se espera:
— La más reciente encuesta nacional de Grupo REFORMA registra tendencias interesantes.
Para empezar, la amplia ventaja que sostiene actualmente López Obrador, virtual candidato de Morena, sobre el segundo y tercer lugar se sustenta en el apoyo de diversos grupos que en el pasado han respaldado al PRI o al PAN.
— La ex panista Margarita Zavala, la aspirante mujer más conocida, cuenta con mayor apoyo del electorado femenino que del masculino. No obstante, apenas alcanza el 9 por ciento del voto de las mujeres, mientras que López Obrador registra el apoyo de una cuarta parte de ellas, seguido por Ricardo Anaya con el 21 por ciento.
— De igual forma, el político tabasqueño cuenta con un amplio apoyo de la población menor a los 30 años que, se podría pensar, se inclinaría por un candidato más joven como Ricardo Anaya. En el segmento de edad de mayores de 50 –en el que el PRI históricamente registró fortaleza– AMLO supera al priista José Antonio Meade por 5 puntos porcentuales.
Hablando de escolaridad de los entrevistados, el fundador de Morena supera a Meade por 6 puntos porcentuales entre aquellos con nivel de estudios hasta Primaria. Este segmento poco escolarizado suele ser base tradicional de apoyo del tricolor. En el otro lado de la pirámide educativa, es decir, los más escolarizados, López Obrador capta el respaldo de 4 de cada 10 encuestados. En elecciones anteriores, la población con alta escolaridad ha tendido a favorecer más al PAN.
— En lo que respecta a las simpatías partidistas, la encuesta refleja que casi la totalidad de los morenistas respaldan a López Obrador. Pero no ocurre igual entre los priistas, ni entre los panistas con sus respectivos partidos. A Meade lo respalda sólo 57 por ciento de los priistas y a Anaya sólo el 62 por ciento de los panistas. Ni qué decir de los perredistas, que apoyan más a Ricardo Anaya como candidato del Frente PAN-PRD-MC, que a Miguel Ángel Mancera. Conforme avance la elección es probable que tanto Meade, como Anaya consoliden más su base partidista.
El 12 por ciento de los que se identifican con el PAN se inclinan por Margarita Zavala. Esto supone un daño importante para Ricardo Anaya, pero tampoco es el colapso definitivo de ese partido.
Más relevante para esta elección es que los panistas tienden a preferir un poco más a López Obrador que a Meade. Estos datos cuestionan la idea de que Meade es la opción de voto útil de los panistas, ya que en realidad, al día de hoy, es su cuarta opción.