Loading

Enríquez: el Poder de las imágenes

No desde ahora. Nuestra opinión sobre la personalidad de José Ramón Enríquez Herrera es que el alcalde de Durango es un animal político. Desayuna, come, cena, sueña con cumplir objetivos políticos que en su intimidad se propone. Nos guste o no, lo aceptemos o no, es un hombre de objetivos. Y, lo peor para muchos, es que, regularmente los cumple.

Si analizamos el trabajo político desdoblado por el presidente municipal, del 16 al 26 de febrero, complementaremos lo que líneas arriba he afirmado.

1.- Por ejemplo, para el 16 de febrero, de acuerdo con las fuentes consultadas, se propuso llegar un poquito tarde al evento del presidente López Obrador, en el municipio de Tamazula y lo logró. El objetivo era que al llegar, ya con el acto comenzado, forzar a que el presidente de México lo viera y se acordara de él. Así sucedió.

2.- Al día siguiente, el domingo 17 de febrero, se impuso un doble objetivo, primero, que le sacaran una foto platicando con López Obrador y, segundo, obtener una segunda fotografía, posando con el presidente de la Cuarta Transformación pero también acompañado de José Narro Céspedes, a quien convenció que visitara Durango, precisamente esos días. Los dos objetivos fueron cumplidos, aunque a medias.

3.- Al no lograr que en su visita a Durango, el presidente Andrés Manuel le diera el visto bueno para su registro como precandidato ciudadano, a la alcaldía de Durango (vamos, su reelección), por Morena, el oftalmólogo de profesión se trasladó a la Ciudad de Monterrey en donde estaría el Ejecutivo federal y sacarle el sí, a su proyecto político electoral. Lo logró.

4.- La semana pasada, una vez obtenido el sí de López Obrador, se puso otro objetivo, hacer las pases con el gobernador José Aispuro Torres. Gestionó una entrevista con el mandatario estatal en donde ambos coincidieron que ya era hora de bajarle a la serie de confrontaciones y comenzar a trabajar por el bien de Durango. El encuentro se llevó a cabo y resolvieron comenzar esta semana, con un encuentro público y que fue el inicio de una campaña de sembrar árboles en lo que será el parque lineal. Así sucedió.

5.- Ayer, la mayoría de los medios de comunicación complementaron sus espacios con la noticia del reencuentro y reconciliación del gobernador y el presidente municipal. Ahí están las imágenes en los medios electrónicos y las fotografías en los medios de comunicación impresos.

6.- Ayer, también, José Ramón Enríquez Herrera cumplió otro de sus objetivos; el registrar su precandidatura a la presidencia municipal por el partido de Andrés Manuel López Obrador, Morena. Lo logró.

Pero, claro, el cumplir objetivos genera daños colaterales.

> Por ejemplo, en el caso del Partido Acción Nacional, una parte de la militancia hoy se siente contrariada. No es posible que mientras una parte del panismo mantenga una posición de repudio a José Ramón, por la serie de engaños y juego sucio que, sostienen, ha venido jugando a lo largo de sus 30 meses de gobierno, el mandatario estatal acepte entrar a su juego de una mentirosa reconciliación que sólo beneficia al alcalde capitalino.

De ahí que estén convenciendo a Rómulo Campuzano para que desista de renunciar a la secretaría general del CDE de ese partido, toda vez que ha sido, precisamente Rómulo, quien se ha atrevido a acotar al alcalde y a parte de su equipo. 

Claro que la respuesta institucional a esta inconformidad panista ha sido la esperada; el gobernador está para gobernar y no para ganar elecciones. Perfectamente claro. 

Pero ¿y José Ramón? ¿Él sí para, disque gobernar y participar abiertamente en los procesos electorales? Es la pregunta que ayer, insistentemente se hicieron los panistas inconformes.

> El segundo daño colateral del registro de ayer de José Ramón, fue la rebelión de la clase política del PT contra la dirigencia de Morena en la entidad.

A través de un comunicado publicado en las redes sociales, y firmado por el senador Gonzalo Yáñez, el diputado local, Rigoberto Quiñones; el profesor Jorge Ánima, el profesor Primitivo Ríos Vázquez, así como Miguel Lucero y la maestra Mary Páez, dan a conocer que “una vez que se publicó que José Ramón Enríquez será el candidato a la presidencia municipal de Morena en Durango, el Partido del Trabajo ha decidido no hacer alianza en estas elecciones con Morena porque el PT no apoya a José Ramón Enríquez”.

“El PT tiene claro que José Ramón Enríquez es un individuo corrupto y la ciudadanía dice que tiene presuntos vínculos con la delincuencia”.

> Y el daño colateral número tres, fue el desorden y el caos que privó en el registro del alcalde capitalino como precandidato de Morena. Hubo momentos en que afloró la violencia en medio de una impresionante  manifestación de apoyo hacia José Ramón, en el hotel Florida Plaza. Esta serie de hechos reportados por los medios de comunicación  la mañana de ayer y las redes sociales, dieron al traste al proceso de registros que medio organizaron los funcionarios de Morena.

Naturalmente que estos daños, tanto en el PAN como en Morena, habrán de traer reacciones de la misma magnitud. 

Veremos y diremos.

Comenta con Facebook