Loading

Dos décadas del “RE” de CAFÉ TACVBA

RE1Por: Ricardo Ramos Navarro.
Correo electrónico: periodicovictoria@fuerzaerea.com
Facebook: Fuerza Aérea    /   Twitter: @fuerzaerea

 

                Hacia finales de julio, “RE”, el segundo álbum de la prolífica discografía de CAFÉ TACVBA cumplió 20 años; dos décadas que a la distancia del tiempo, con sus 20 canciones, han enmarcado desde 1994 y hasta el día de hoy, una de las producciones más importantes no sólo para la banda, sino para el rock mexicano.

“RE”, la segunda nota del lenguaje musical, fue el título idóneo para este segundo disco del cuarteto conformado por Rubén Albarrán, que para ese entonces se hacía llamar Cosme, Emmanuel del Real, Quique y Joselo Rangel.

La agrupación se había dado a conocer en 1992 con su primer disco homónimo con el que lograron una gran conexión con el público con rolas como “Las persianas”, “La chica banda”, “Las batallas”, “Rarotonga”, “María”, entre otras.

Dicen que el segundo disco de una banda es fundamental, y en este caso particular, yo diría que fue trascendental, pues éste significó un gran salto creativo para CAFÉ TACVBA, y el primer gran paso para iniciar un extenso viaje de evolución musical.

El disco abre con sonoridades autóctonas y el folclore del “Aparato”, la divertida “Ingrata” y la experimental “El ciclón”. Luego se escucha una especie de heavy metal con “El borrego”, un espléndido bolero con “Esa noche”, el pop melódico de “24 horas”, y los riffs contundentes de “Ixtepec”.

Luego viene la reflexiva “Trópico de Cáncer”, un buen viaje en el “Metro”, un poco de banda con “El fin de la infancia”, otro bello bolero, “Madrugal”, y la búsqueda por salir de la asfixia del “Pez” que se liga con la “Verde” vida. Después viene el peculiar sabor de “La negrita”, el prendido “Tlatoani del barrio”, y la siempre colorida “Las flores”.

Hacia el final, llega el frenesí de “La pinta”, el ya emblemático “pa pa ru pa pa eu eo..” con “El baile y el salón” que inmediatamente nos convence que la “la vida es un gran baile”, el gran danzón del “El puñal y el corazón”, y cierra con la melancolía de “El balcón”.

La producción del disco corrió a cargo de Gustavo Santaolalla, quien ya se perfilaba para ser el productor de cabecera de la banda, y a final de cuentas, me parece que el resultado quedó plasmado en un álbum de gran mestizaje sonoro.

Los TACVBOS ya anunciaron vía las redes sociales que pronto darán a conocer el festejo formal de los 20 años de “RE”, un disco que definitivamente ya ha quedado en un lugar muy importante dentro de la historia del rock nacional.

Cambio y Fuera.

Comenta con Facebook