Loading

La magia del AUSTIN CITY LIMITS

18.--ACL---Ricardo-RamosPor: Ricardo Ramos Navarro.
Correo electrónico: periodicovictoria@fuerzaerea.com
Facebook: Fuerza Aérea    /   Twitter: @fuerzaerea

            En plena cobertura de la doceava edición del Festival AUSTIN CITY LIMITS (ACL), en nuestro séptimo año de visita consecutiva al Zilker Park de la capital texana, podemos percibir ese ambiente festivo, y esa insaciable búsqueda de la gente por escuchar música en vivo.

Este año, y dada la gran demanda de boletos, los organizadores decidieron realizar el evento en dos fines de semana con el mismo cartel de bandas para tratar de distribuir la afluencia de la gente. Por un lado, parece que les ha resultado en el sentido de que si bien es cierto que siguen los grandes tumultos, el público ya no está tan apretado, y puede moverse con mayor facilidad entre escenario y escenario.

Por otro lado, nos llamó la atención la gran cantidad de revendedores de boletos a las afueras del parque, habrá que ver qué tanta gente asiste este fin de semana para saber si realmente los organizadores lograron su cometido.

Ya en el interior del parque, fue nuevamente muy grato ver esa postal multicolor de gente de todas las edades, aunque el público lo conformamos principalmente jóvenes (a mis 34 años, creo que todavía me puedo poner en esta categoría); también se pudo ver a muchos niños acompañados de sus padres, algunos hasta parecían estar en pleno día de campo, varios bebés en brazos o en carriola, y desde luego muchos adultos, e incluso varios adultos mayores.

Esa es la magia del AUSTIN CITY LIMITS, el ser una especie de imán de generaciones que confluyen en un mismo lugar para disfrutar muchas y muy buenas propuestas de música en vivo, para celebrar, para pasarla bien, para convivir, para estar con los amigos, para ir con tu pareja, o para estar en familia.

Mención aparte merece el AUSTIN KIDDIE LIMITS, un escenario dedicado precisamente para propuestas musicales dirigidas al público infantil, y que de alguna manera van generando una cultura musical, y van despertando en los más pequeños la inquietud de tocar algún instrumento, o de simplemente escuchar música.

En los otros escenarios, aunque predomina el rock, también se puede encontrar diversos géneros musicales pasando desde el bluegrass, el funk, el blues, el jazz, country, música electrónica, folk, y hasta pop alternativo.

En el primer día, los que definitivamente se han llevado el festival ha sido la potencia de los ARCTIC MONKEYS, la energía de VAMPIRE WEEKEND, la contundencia de QUEENS OF THE STONE AGE, la elegancia sonora de DEPECHE MODE, y el virtuosismo melódico de M– USE, quienes a pesar de la falla del generador de energía eléctrica que les hizo empezar con media hora de retraso, y que les hizo cortar una de las últimas canciones, sacaron la casta y ofrecieron uno de los mejores shows que hemos visto en siete años de visita al ACL.

El sábado, destacaron las presentaciones de VINTAGE TROUBLE con su blues bien armado, GREENSKY BLUEGRASS, que dieron una buena dosis de bluegrass, WILCO y su sonido folk, PASSION PIT que puso a miles a bailar y saltar, el combo – fusión de THE MAVERICKS, el rock blueseado de THE SHOUTING MATCHES, la descarga energética de KINGS OF LEON, y el espléndido sonido darkie – pop de THE CURE.

El último día, disfrutamos de la fuerza de FRANZ FERDINAND, el indie rock alternativo de THE NATIONAL, un poco de country con ERIC CHURCH, la psicodelia rockanrrolera de TAME IMPALA y la adrenalina de PHOENIX.

ATOMS FOR PEACE nos sacudió totalmente con la locura sonora de Thom Yorke (vocalista de Radiohead) y Flea (bajista de Red Hot Chili Peppers), y LIONEL RICHIE hizo un buen recorrido de sus éxitos en la jornada de clausura.

Como siempre, muy grato el viaje a la bien llamada “capital mundial de la música en vivo”, que siga la magia del AUSTIN CITY LIMITS, y si Dios quiere, allá nos vemos el próximo año.

Cambio y Fuera.

Comenta con Facebook