Loading

Esteban alborotó el avispero

Dicen los empíricos que al poder jamás se le enfrenta porque siempre se sale perdiendo y las consecuencias son funestas, es lo que nunca tuvo en su mente el médico y cantante Esteban Villegas Villarreal, que con estilo pendenciero le hizo cosquillas al tigre, no calculando que iba a provocar la furia del poderoso.
Esteban no se resigna a que ya no es el favorito del gobernador, porque el gobernador ya es otro; debe entender que su momento y su tiempo ya pasaron, que no los supo aprovechar para trascender y armar y consolidar un grupo político, ya es su problema que debe asimilar y enfrentar.
Los 300 mil votos no son de él, esos sufragios son el resultado de la disciplina, obediencia y gratitud de los militantes del PRI mas no de su simpatía como político o como persona. Si Villegas se atreviera a hacer una convocatoria en campo abierto a esos votantes yo creo solo lo acompañarían su suegro, Zully Valdez y Oscar Bujaidar; lamentablemente cuando ya no se tiene poder o no se representa nada, se pierden seguidores y amistades que solamente eran de ficción.
Esteban no recordó los antecedentes de Abdón Alanís, de Octaviano Rendón y de Adán Soria, que por haberle hecho cosquillas al tigre pisaron la cárcel; hoy por sus declaraciones desató la cacería de brujas cuando estaba todo tranquilo, cuando ya casi nadie se acordaba de los rencores en contra de las cabezas del grupo del que él forma parte.
Villegas Villarreal alborotó el avispero con sus espinosas declaraciones ante los medios de comunicación, también no concibe que “el que busca encuentra” y es lo que puede pasar si esculcan sus periodos por la Secretaría de Salud y el Ayuntamiento.
Por lo pronto, Leonor Gutiérrez paga la factura de ser chivo expiatorio, pero como Aispuro ya dio el primer paso en proceder en contra de una exfuncionaria de la anterior administración, no puede dar marcha atrás a su decisión ni parar las investigaciones y procedimientos legales porque provocaría más desilusión entre la gente.
El gobernador es un hombre bueno, su filosofía es la de no comprar broncas, conflictos ni pelearse con nadie pero como todo ser humano y más como todo político, no podía quedarse de brazos cruzados ante los retos de un personaje que fue repudiado dentro y fuera del PRI; quizá sus cercanos le insistieron que debía mandar mensajes y como en todo, la hebra siempre se revienta por lo más delgado.
Esteban, hasta por salud propia, debe irse al autoexilio, refugiarse ya sea en el estudio de grabación de Raúl di Blasio que construyó en la sierra de Durango a repasar sus clases de vocalización y grabar un disco ya sea con Diego Verdaguer o Amanda Miguel. Si su intención siempre fue cantar pues es la hora de mejorar su respiración diafragmática para alcanzar los tonos altos y agudos así como su dicción para que no sea segunda voz sino primera voz; quizá le vaya mejor como cantante que como político; y mientras a esperar que el tigre que despertó se vaya tranquilizando con el paso del tiempo.

Comenta con Facebook