Loading

Estrategias erráticas

Hay cambios de estrategia en candidatos que no creo les hayan servido para sus aspiraciones presidenciales. Creemos que hubo contacto entre los equipos de campaña tanto de Ricardo Anaya del PAN como de José Antonio Meade del PRI para detener la confrontación que solo benefició a López Obrador, el que se utilizará a la PGR para atacar a Anaya, como el que Anaya atacara la figura presidencial, terminó en que ambos le hicieron la “chamba” a López Obrador que subió en las preferencias.
Extrañamente PRI y PAN detuvieron simultánea y coordinadamente esta estrategia para meterse a otro carril, ante la extrañeza de no pocos que nos preguntamos, “tan pronto se olvidaron de lo mucho que se gritaron”, sin duda esto tanto a Anaya como a Meade les rompió el ritmo y tuvieron que buscar otros temas que les permitieran posicionarse.
José Antonio Meade del PRI intenta quitar la bandera de la honestidad a López Obrador a través de tres vías:
a).- Presentado una declaración 7de7, fue desafortunado (aun cuando la idea no fuera mala) se dieron los escenarios por las declaraciones insultantes de Trump contra nuestro país, todos los candidatos se metieron al ruido y la idea se diluyó.
b).- Luego Meade y sus voceros lanzan una campaña contra López Obrador para que diga de qué ha vivido los últimos doce años si no ha trabajado en nada, es tan simplista el cuestionamiento, y lo ha contestado tantas veces que simplemente lo ignoraron, y cuando uno lanza una ofensiva y nadie le hace caso, termina por ser un recurso de autoflagelación.
c) El candidato del PRI recurre, para poner en evidencia a sus oponentes, particularmente a López Obrador, por plantear algo, retarlos a un debate cada semana.
Ahora el candidato ciudadano del PRI hace el único acto abierto con Antorcha Campesina, el brazo ejecutor de la política sucia del PRI, para decirles que hay que parar a López Obrador, lo cual nos parece imprudente ya que Antorcha campesina está acusado de ser no solo brazo golpeador, sino hasta ejecutor de actos criminales, azuzarlos es muy delicado.
Anaya se victimiza (quizá con razón) al quedar demostrado que se utilizaron las instituciones (PGR) en su contra, lamentablemente el que se haya utilizado al chofer de su amigo al que vendió la bodega en 58 millones de pesos, para que apareciera de propietario del inmueble, le volvió a traer desconfianza y la sospecha de haber cometido el delito de lavado de dinero.
No se trata de que Anaya haya sido exonerado o no, se trata de los que piense el electorado y tenemos la sospecha que los ciudadanos creen que sí es lavador de dinero. El que un miembro de una ONG en Yucatán los haya cuestionado sobre su fortuna y la famosa bodega de 58 millones de pesos, solo es una expresión de lo que piensa mucha gente, que lo que ha dicho Anaya en su defensa no ha convencido.
Algo le sucede al “joven maravilla”, su liderazgo se debilita, no se sabe de bien a bien cuál es el centro de su estrategia, incluso en su mismo partido no despierta emoción, cuando estudiantes le han cuestionado la manera tan burda como acosó a Margarita Zavala en el PAN obligándola a renunciar para quedarse con la candidatura, ha terminado por decir que “sí ha cometido errores”, esto simplemente lo hunde.
Margarita Zavala casi se hace el hara kiri, uno de los más fuertes reclamos de la ciudadanía es que se cambie la estrategia de seguridad, la señora Zavala insiste en mantener el mismo esquema con el Ejército fuera de los cuarteles, y como para dar un golpe de audacia renuncia al financiamiento que el INE da a los candidatos para que hagan su campaña.
Por ley Margarita Zavala no puede recibir más del diez por ciento del financiamiento oficial en apoyos privados, esto no le alcanza ni para dos estados grandes como el Estado de México y Puebla, la señora Zavala está obligada a hacer público cuánto, como, de dónde y en dónde va a aplicar los recursos, los ciudadanos debemos exigírselo, la estrategia de Margarita también muy desafortunada. O no.

Comenta con Facebook