Loading

Francisco y Norberto

Francisco viene a México no de paseo sino a poner orden en la Iglesia local, sabe mejor que nadie que este país, que era uno de los países considerados como motores del catolicismo está perdiendo terreno ante otras creencias protestantes y se debe al alejamiento de los fieles, causado en su mayoría por los pastores de la grey, quienes se han dedicado más a evangelizar a los ricos y poderosos que a los pobres y desesperanzados.
Jorge Bergoglio, desde el inicio de su pontificado hizo un fuerte llamado a todos los pastores de conducirse con humildad, con sencillez y de estar cerca de los más necesitados; los invitó a dejar de conducirse como príncipes de la Iglesia y lucir toda clase de lujos y banalidades mundanas.
Estos llamados fueron pedradas para el arzobispo primado de México, el cardenal Norberto Rivera Carrera, quien desde su llegada a esta diócesis se convirtió en un personaje cercano a los hombres del dinero en México, tales como Carlos Slim, Olegario Vázquez Raña, Miguel Rincón, entre otros; olvidándose de sus orígenes humildes en La Purísima, Tepehuanes, Dgo.
Sin embargo, además de lo anterior, el cardenal Rivera sufre una severa crisis al interior de la jerarquía católica, misma que se acrecentó no tanto por sus amistades anteriormente señaladas y viajar con ellos por Europa o jugar dominó o frontenis en clubes exclusivos, sino por el encubrimiento del sacerdote Nicolás Aguilar Rivera, quien fue acusado de abuso sexual de un menor en Tehuacán, Puebla y fue en la época en que Norberto era obispo de dicha diócesis. Igualmente, se le señaló por su cercanía con el fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel Degollado y cuya historia tenebrosa es de sobra conocida.
Esto lo pudimos comprobar durante el pontificado de Benedicto XVI, quien decidió no tener cerca a Rivera, incluso en su única visita a Guanajuato, guardó distancia con él y no acudió a su encuentro mundial de las familias cristianas.
Ahora, en la víspera de la llegada del Papa Francisco, Norberto Rivera entró en severas crisis políticas que además de las relatadas en anteriores párrafos se suman las siguientes:
1. Su enfrentamiento con el cardenal de Morelia, Alberto Suárez Inda. Estos dos prelados enteraron en polémica a raíz de un artículo publicado en el Semanario Desde la Fe, órgano de difusión de la Arquidiócesis de México. Si bien ese escrito de crítica la situación de violencia por la que atraviesa Michoacán, no fue redactado por Rivera Carrera, no obstante, su homólogo interpretó que fue publicado con su consentimiento y en estos momentos, Suárez Inda, es de los cardenales más cercanos a Francisco pues son de ideología afín, por lo cual ya se abrió un frente innecesario.
2. La revelación de haberse prestado a la facilitación de la nulidad del matrimonio religioso de Angélica Rivera con El Güero Castro para que aquélla pudiera casarse nuevamente por la Iglesia con el Presidente Enrique Peña Nieto. Esto obra en un amplio reportaje dedicado por el grupo de investigaciones de Carmen Aristegui.
3. Surge nuevamente la percepción de encubrir a sacerdotes pederastas, cuyas víctimas exigen reunirse con el Papa Francisco para recibir al menos una palabra de aliento o una disculpa a nombre de la Iglesia Católica.
Como podemos apreciar, Norberto Rivera no pasa por su mejor momento en el uso y disfrute de su capelo cardenalicio, ya ni siquiera se puede atrever a pensar que pudiera estar en el top ten de los cardenales con derecho a sucesión del trono de San Pedro sino que ahora, debe estar más entusiasmado en retomar el camino de sencillez y humildad que exige su Santidad Francisco; en hacerse más amigo de los más necesitados, cuya cercanía le daría más réditos que sus amistades con los magnates y dueños de México que no salen en su defensa en estos momentos tan aciagos por los que está pasando o bien, puede pensar en retirarse a la vida monástica y de oración.

Comenta con Facebook