MINUTO X MINUTO

¡Galimatías electoral!


El priismo en la entidad vive una sobreexposición de perfiles que aspiran a cargos de elección popular, lo cual hace que el proceso de selección de sus candidatos sea un galimatías electoral, que desde ahora comienza a preocupar a quienes toman las decisiones.
En las elecciones pasadas había un jefe político en la entidad y por lo regular era el fiel de la balanza; su voz era orden y nadie la refutaba.
Tras la derrota de la justa electoral del 2016, el PRI gravita en torno a las decisiones de los líderes de los sectores, grupos de poder, CEN del PRI, y el mismo Presidente de la República, vía Secretaría de Gobernación.
Con una elección presidencial en puerta, el escenario se altera, las candidaturas de senadores y diputados federales forzosamente tienen que tener el visto bueno del precandidato José Antonio Meade, quien con una selección de candidatos confiables y con arrastre asume el liderazgo de su partido, así se elige a quienes le serán de más utilidad durante su campaña constitucional y durante su mandato.
En esta ocasión el PRI no se puede dar el lujo de ser complaciente con grupos de poder, compadres y amigos, como en los viejos tiempos del tricolor invencible, que se daba esos lujos y aun así arrasaba.
A muy pocos días de que se dé a conocer el método de la selección de candidatos la lista de aspirantes es interminable y obvio que no para todos hay; y ese es el gran problema.
Diariamente se dan a conocer movimientos en el ajedrez político local; priistas con una carrera sólida se mudaron a Morena, como es el caso del exdiputado local Fernando Ulises Adame de León, el Gato Adame, buen operador político y funcionario confiable.
Causó extrañeza la salida del “Gato” Adame pues durante años ha sido gente cercana a senador Ismael Hernández Deras y el exgobernador Jorge Herrera Caldera, quien por cierto se dice busca una candidatura federal que le otorgue fuero y lo proteja de una posible investigación judicial.
Sin confirmar la versión ayer se propagó la versión que otro de los priistas de “abolengo”, que pudieran emigrar a las filas de Morena es el exdiputado local y exsecretario de educación Héctor Vela Valenzuela, quien es añejo aspirante a una diputación federal y en el PRI se ve difícil de conseguir.
En el PAN no hay grandes cambios pues en base a los tiempos que marca el calendario electoral y el jefe político del partido blanquiazul José Aispuro Torres, habrán de tomar la decisión de candidaturas a diputados federales y locales en base al reacomodo del escenario priista.
En cuanto a las candidaturas a senadores tal parece el alcalde José Ramón Enríquez y Patricia Flórez Elizondo son la fórmula perfecta que permanecerá sin cambio.
Diferendo innecesario…
La falta de tacto político del mandatario de Chihuahua originó que la disputa por la falta de apoyo de la Secretaría de Hacienda se ventilara en medios nacionales como un enfrentamiento entre el Gobierno Federal y el mandatario estatal que de alguna manera contamina el escenario político nacional.
Chihuahua no es ni ha sido el único estado del país que le demoran las participaciones federales sobre todo al inicio de la administración.
Un eficiente cabildeo del gobernador con sus legisladores federales pudo destrabar el asunto pues son los diputados federales y senadores quienes ven esos asuntos del presupuesto en ambas cámaras.
Pero el exceso de protagonismo y la campaña presidencial de Ricardo Anaya, candidato del PAN, le metieron ruido al tema con fines electorales.
Al inicio del sexenio de José Aispuro Torres las arcas también estaban vacías y muchos proveedores en espera de pago, el gobernador hizo un frente común con las diversas bancadas del Congreso federal, el asunto se arregló sin que las cosas pasaran a mayores.

Correo electrónico:
vista_políticastro@yahoo.com.mx