Loading

Guerrero Mier y la infraestructura carretera

Mención especial merece la obra de gobierno de Ángel Sergio Guerrero Mier, en cuestión de carreteras y caminos pavimentados durante su sexenio, que justo es dejarlo registrado en esta memoria que pretende ser fiel referencia para las generaciones del futuro sobre sus logros.

No solo fue precursor de la Súper Carretera Durango-Mazatlán, (inicio 44 kms. con sus distribuidores viales 5 de Mayo y José María Morelos – Periférico Norte y Puente de Nevería).

Coyotes – San Miguel de Cruces (95%).

El Salto – Ejido Pueblo Nuevo (45%).

Tepehuanes – Guanacevi (terminación con reconstrucción).

Ciénega de Escobar – Santa María del Oro.

Mezquital – Temoaya (tramo carretera Mezquital – Huazamota – Avance hasta Candelaria).

El Soldado – Otinapa.

Coneto de Comonfort – 18 de Mayo.

Independencia y Libertad – Carretera 45.

Tepehuanes – San Juan del Negro.

Canatlán – J. Guadalupe Aguilera (ampliación a cuatro carriles).

Santiago Papasquiaro – La Estancia.

Santiago Papasquiaro – San Miguel (26 kms.).

Lerdo – León Guzmán (ampliación a cuatro carriles avance del 80%).

Boulevard Guadalupe Victoria en Cd Lerdo.

Cuencamé – Pasaje.

Boulevard Durango (compartido con Ayuntamiento).

Boulevard Escuela Normal y Puente Paso Superior (compartido con Ayuntamiento de Durango).

Vialidad Miguel Alemán y Cruce Inteligente en la Ciudad de Gómez Palacio.

Vialidad J. Agustín Castro y Cruce Inteligente en la Ciudad de Gómez Palacio.

Boulevard Sacramento – Gómez Palacio.

Ampliación a cuatro carriles, vía de salida de Gómez Palacio a Gregorio García.

Pavimentación de 12 caminos rurales en el Municipio de Gómez Palacio.

En suma en la construcción de nuevas carreteras pavimentadas con longitud de 782.8 kilómetros, se invirtieron casi mil millones de pesos (997.5); y con la conservación y repavimentación de 1590 kilómetros más se invirtió un total de 1,124 millones de pesos en infraestructura hidráulica y se realizaron 75 obras de agua potable y drenaje en 31 municipios de la entidad; la canalización del segundo tramo de la Acequia Grande y el Arroyo del Temazcal; la canalización del Arroyo Seco; el canal de San Ignacio con lo que se quitaron las inundaciones que por largo tiempo sufrieron los habitantes de zonas populares de esa parte de la Ciudad de Durango.

Todo esto fue posible gracias a un crédito contratado con BANOBRAS y BANORTE por un total de 1,190 millones de pesos de septiembre de 1998 a septiembre de 2004, y una inversión de recursos propios por 3,000 millones de pesos, en ese sexenio se realizó obra pública que sería muy largo enumerar.

PAGO DE INDEMNIZACIONES

Aunque no fueron expropiados en su tiempo, tuvo que pagar indemnizaciones por afectación de tierras, fíjese usted al Ejido Venecia de Gómez Palacio, para la construcción de la escuela Medicina Veterinaria de la UJED (1972); a particulares de Santiago Papasquiaro (una parte) por la construcción del Tecnológico; al Ejido de Montemorelos por la construcción del entonces Tecnológico Agropecuario; a Ejidos de Lerdo por la construcción de la presa Francisco Zarco (1957); al Ejido de Lerdo por los viveros que rescataron el área verde más importante de esa Ciudad.

ENTREGA RECEPCIÓN

En el sexenio de Guerrero Mier, se expidió la Ley de Entrega-Recepción, necesaria para transparentar el uso de los recursos públicos, fue la primera vez en la historia de Durango, que se hizo a la administración entrante una entrega detallada y documentada en más de cuatrocientas carpetas, conteniendo cada una de ellas, presupuestos, facturas, recibos, mobiliarios, vehículos, gastos administrativos, inversiones, impuestos recabados, participaciones federales, deuda a largo plazo, en su más de miles de comprobantes en cada carpeta.

Continuará…

Comenta con Facebook