MINUTO X MINUTO

Hacer cumplir la ley y otras cosas…


1. Seguramente con el tiempo los jueces encargados obsequiarán a los responsables de la procuración de la justicia en la entidad más órdenes de aprehensión en contra de exfuncionarios que cometieron ilícitos que hasta la fecha no han querido aclarar o asesorados por sus abogados o jefes que les dieron instrucciones para cometerlos, ellos, están en franca huida para evitar comparecer ante el juez correspondiente.
La orden de aprehensión para la exsecretaria de Finanzas y Administración del gobierno anterior que se encuentra, según fuentes policiacas, en el extranjero, se especula que puede estar en Londres o Canadá, como quiera que sea, con la ayuda de la Interpol serán aprehendidos cada uno de ellos, no pueden mantenerse escondidos por tanto tiempo.
Desconozco el costo para tramitar un amparo de la justicia, pero se sabe que esta persona había tramitado más de 50 amparos para así lograr evadir, aunque sea temporalmente la justicia.
2. Vaya que en el municipio de la Capital cayó como balde de agua fría el reclamo masivo tanto en medios como en redes sociales, de una sociedad cansada de que cíclicamente los baches hagan su aparición y más ahora después de que los funcionarios municipales presumieran una nueva forma de atender los hoyos, pues ya no son baches, señalando que utilizaron materiales de primera calidad y que ello evitaría o cuando menos inhibiría la proliferación de estos y no resultó así, una semana continua de lluvias bastó para estos hoyancos se multiplicaran, pues como ya lo señalamos ya dejaron de ser simples “baches”. Ojala que la experiencia les haya dejado una enseñanza y sean más sensatos en sus apreciaciones a la hora de hacer declaraciones que luego con el tiempo se derrumban y quedan en grave entredicho con la sociedad.
3. El pasado 8 de septiembre inició formalmente el proceso electoral del 1 de julio de 2018. Ese domingo se elegirá Presidente de la República, además de Senadores y Diputados Federales. Asimismo, todos los estados del país, salvo Nayarit y Baja California, tendrán comicios locales concurrentes con los federales.
Con el arranque del proceso, los ciudadanos podremos descansar por un tiempo de los spots, por lo menos de aquellos en los que aparecen los políticos que más los han utilizado en tiempos recientes.
Quienes tengan aspiraciones de alcanzar un cargo de elección popular tienen prohibido aparecer en ellos hasta que comiencen las precampañas, a mediados de diciembre, a riesgo de perder la posibilidad de aparecer en la boleta.
Pero le sugiero no acostumbrarse demasiado a ese silencio relativo porque en pocos meses volveremos a ser bombardeados por la propaganda política en medios electrónicos.
En esta etapa, de aquí a diciembre, el Instituto Nacional Electoral (INE) acelerará los preparativos para organizar las votaciones más complejas de la historia moderna del país.
La competencia por las tres mil 406 posiciones federales y locales -históricamente el mayor número de cargos de elección popular que estará en juego en una sola jornada implicará la instalación de 156 mil casillas en todo el país.
Eso significa movilizar un ejército de más de 11 millones de ciudadanos a fin de visitar y capacitar a quienes resulten sorteados para ser funcionarios de casilla. Como las casillas que se instalen captarán tanto el voto de las elecciones federales como de las locales, el número de funcionarios por cada mesa receptora pasó de cuatro a seis, lo que arroja un total de 950 mil funcionarios de casilla.
La desconfianza entre los partidos políticos, y la de los ciudadanos hacia los partidos y la política en general, ha hecho que México tenga un abigarrado entramado electoral que resulta bastante caro.
En entrevista el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, me explicaba que 11 mil millones de pesos, de los 18 mil millones de presupuesto anual del Instituto para 2018, se dedicarán sólo a la organización de los comicios.
Capacitar a casi un millón de ciudadanos es caro, por supuesto. Córdova dice entender la molestia que la ciudadanía tiene con el enorme gasto que se hace en materia electoral, el hecho de que en las casillas haya personas escogidas al azar es garantía de que los votos se contarán con imparcialidad.
Consideramos que los mexicanos seguimos invirtiendo demasiado dinero en política y obteniendo a cambio algo muy pobre. Pero con estos burros hay que arar, ¿Qué se le va a hacer? Peor sería tener, como en Venezuela, una completa farsa electoral.
Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com
Twitter: jparreolatorres
Blog: Juan Pablo Arreola Torres
Facebook: Juan Pablo Arreola Torres