Loading

Hay que avanzar

Las campañas electorales en México sirven para todo, hemos decidido no estresarnos como le dijo López Obrador al presidente, creo que el consejo surtió efecto porque el mandatario se salió del escenario electoral, lo cual es muy sano.
En lugar de tomar en serio el proceso electoral que debería de ser fundamental para la perspectiva histórica de nuestro país, trataremos que la preocupación no nos arrope, la indignación no nos venza, evitemos la angustia, así, iremos caminando junto al proceso buscando el divertimento que mucho nos ayudará para vencer el pesimismo y quizá hasta la risa nos gane; eso sí, sin perder la emoción que da vida a cualquier texto.
Mucho ayudan para generar un buen estado de ánimo los famosos “memes”, el ingenio salido de no sabemos dónde que hace trizas la política y aniquila a los políticos. Los “memes”, expresión popular sin negar que haya ingenio intelectual.
Así como el Neoliberalismo aniquilo las ideologías e impuso el pragmatismo, así los “memes” terminan con la demagogia, denuncian corruptos, exhiben hechos falsos o vergonzosos, se burlan, hacen de la ironía un instrumento de concientización como jamás se había hecho, descubren, son intrusos, insolentes, descarados, increíbles.
Los “Memes” y otras formas de mensajes se convierten en generadoras de opinión, levantan pasiones, provocan polémicas, son incontenibles, aparecen en cualquier momento, con el tema más impredecible. “Los memes” alteran cualquier forma de seriedad, de comportamiento, las reglas las tiran a la basura y se enfrentan, se confrontan y terminan por desnudar hasta al más poderoso.
Los cambios comunicacionales son sorprendentes, permitieron que saliera la voz de abajo, de muy abajo, la retenida, voz acallada con el miedo, silenciada con la persecución, la cárcel o la muerte. Ahora nada de eso es posible, se hace la denuncia fuerte desde el espacio oculto, desde un lugar inaccesible ha donde no llega la intolerancia ni la soberbia de los hombres del poder.
Son voces anónimas que dicen los que millones piensan, los que millones callan, rompen silencios y estallan en la cara de los que por muchos años se han burlado de los ciudadanos, los que han hecho de la patria un negocio perverso, criminal, porque su ambición han empobrecido y llevado a que aumente no solo la miseria, sino el crimen, la violencia, la inseguridad, la delincuencia en todas sus formas y creen que con leyes y soldados en las calles podrán terminar cuando el mensaje de los “memes “ es claro, ¡basta!, el pueblo ya no resiste más.
Poco a poco se va conformando una idea, una intención, un objetivo a partir de la voz rebelde e incontenible de las Redes Sociales; es la decisión de un cambio, la determinación de cobrar facturas, de ahí que desde el entramado ciudadano se perfile la orientación del voto para el primer domingo de junio.
Es el voto de los inconformes que son los más, los necesitados de otro discurso, de otro proyecto, los que esperan otra oportunidad y van a buscarla, a construirla. Son las
Las voces electrónicas no callaran. Se camina en la búsqueda para construir un futuro mejor, no es fácil, pero hay que avanzar. O no.

Comenta con Facebook