Loading

Herrera Caldera y Meade: Entre el triunfalismo y el deslinde

Para nadie en Durango es un secreto, que el grupo político del ex Gobernador Jorge Herrera Caldera, se apoderó (con excepción de la CTM) de todos y cada uno de los espacios de dirigencias al interior del PRI.
Hoy, dicho grupo político tiene la dirigencia (no necesariamente el control) estatal de los sectores tradicionales, como la Confederación Nacional Campesina (CNC) y la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP); así como las Organizaciones Movimiento Territorial (MT), el Organismo Nacional de Mujeres Priístas (ONMPRI) , la Red de Jóvenes por México (RJXM) y la Unidad Revolucionaria (UR); incluso de los Organismos Especializados como la Fundación Colosio, Movimiento PRI Mx y el Instituto Reyes Heroles.
Es decir, que la comida a puerta cerrada que sostendrá, en su visita a la ciudad de Durango, el Precandidato Meade con las dirigencias estatales de Sectores y Organizaciones del PRI, lejos de ser una reunión en donde pueda percibir el pulso real del priísmo y la sociedad duranguense, será un espacio donde sólo va a obtener una única versión de las inquietudes de la militancia, y donde por supuesto, todo será miel sobre ojuelas, donde se le expresará el compromiso de “todo” el priísmo y sus dirigencias en el Estado.
Jorge Herrera Caldera siempre ha presumido la cercanía y amistad con el secretario de Relaciones Exteriores Luis Videgaray, y con el propio precandidato José Antonio Meade. Lo cual le ha permitido actualmente acaparar las dirigencias de sectores y organizaciones de su partido, y anteriormente, en el 2016, obtener para su grupo la candidatura del PRI a la Gubernatura del Estado.
Así que en la comida con las dirigencias estatales, Meade habrá de escuchar lo que el grupo de Herrera Caldera considere pertinente, y habrá de perderse las necesarias voces discordantes que en muchas ocasiones sirven para normar criterios y tomar decisiones más acertadas, y no cometer los mismos errores del 2016, en donde precisamente el grupo herreracalderista se impuso para nombrar candidatos a la Gubernatura, al Congreso Local y a la mayoría de las alcaldías, con los resultados desastrosos para el priísmo.
Algo curioso es que las y los candidatos que perdieron en 2016, casualmente eran los más identificados con el ex Gobernador Jorge Herrera.
Otro dato que llama la atención es la reciente salida de las filas priístas de Héctor Vela Valenzuela y las probables deserciones de Esteban Villegas, Otniel García y otros cuadros políticos para incorporarse a las candidaturas de MORENA, donde ya está coordinando en el municipio de Durango, el ex Regidor Salvador Quintero. Casualmente, todos ellos pertenecen al grupo herreracalderista, por más que se empeñen en correr rumores de un posible distanciamiento. Nadie se come ese cuento, por el contrario, lo ven como un probable plan B por parte de dicho grupo.
Cabe mencionar que además del control de las dirigencias del PRI, el mismo grupo tiene las dirigencias del Partido Verde, y nexos de cercanía con las dirigencias anteriores y actual del PAN. Así que un solo grupo tiene controlado políticamente al Estado, aparentemente.
Y digo que aparentemente, porque eran casi las mismas condiciones prevalecientes en el 2016, donde además tenían el poder estatal, y ni aún así pudieron evitar la catástrofe electoral para su partido.
En el 2016, cuando todo era triunfalismo, se dieron el lujo de despreciar cuadros y carreras políticas. Y cuando vino la necesaria derrota, se limitaron a lanzar acusaciones de traición, deslindándose de toda responsabilidad política por el desastre electoral provocado por ellos mismos.
Quizá se quiera novatear al pre candidato Meade, aprovechando (como él mismo lo ha expresado) su falta de experiencia política partidista, en cuyo mismo caso se encuentran su coordinador de campaña Aureio Nuño e, incluso, el propio dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa . Eso es jugar con fuego.

Comenta con Facebook