Loading

INCERTIDUMBRE

La incertidumbre se refiere a la duda o perplejidad que sobre un asunto o cuestión que se tiene; también se suele llamar incertidumbre a la inseguridad que un individuo puede experimentar tras determinado suceso.

¿Qué pasará conmigo este año? ¿Qué pasará con el país? ¿Seguirá la violencia? ¿Lograremos construir un país más democrático y por tanto más armónico y en paz? ¿Quién será el nuevo Gobernante? ¿Me tomará en cuenta el candidato? ¿Seguiré en mi trabajo? ¿Podré terminar aquello que he empezado? ¿Podré empezar o retomar aquello que he postergado? ¿Tendrésalud y mis seres queridos también? ¿Morirá alguien cercano? ¿Qué pasará? ¿Seré feliz? ¿Realmente me ama?.

Después de un alto en el camino que todos hacemos conscientes o no con los cierres del año, lo cierto es que ante el inicio de año y ante cualquier inicio experimentamos muchas emociones que a veces no podemos definir, y una de ellas es la sensación de incertidumbre.

Los últimos días de Diciembre marcan ese periodo de reflexión para valorar lo que se ha hecho, pero también lo que quiero que venga, y en ese análisis se puede volcar una sensación de verdadera incertidumbre.

A pesar que la incertidumbre es el rasgo más distintivo del entorno en el que nos toca movernos, no pareciera que estamos preparados para vivir en ella, por el contrario, hemos sido educados para movernos en el mayor margen de certeza posible.

En una sociedad tan cambiante, en unas ciudades tan congestionadas, en un día a día de dimes y diretes entre políticos, de amenazas, de atracos, secuestros, etc., pareciera lógico pensar que lo normal es vivir cargados de angustia y desesperación, sin embargo, hay un elemento dentro de este caos de vida que suele ser más generador de crisis de ansiedad, como es precisamente la incertidumbre.

Esa agonía que suele aparecer con facilidad, cuando no sabemos de un ser querido, cuando esperamos una intervención quirúrgica, cuando vemos amenazada la estabilidad laboral u otras, aun peores, que suelen englobar muchas preocupaciones a la vez, como suelen ser por ejemplo, unos resultados electorales, donde existen expectativas que van desde la posibilidad de perder un empleo hasta la de perder una propiedad o una empresa.

Y es que la incertidumbre, ya sea económica, política o social, está asociada a lo desconocido y esto nos provoca inseguridad, estrés, ansiedad y miedo. En consecuencia, se convierte en una generadora de situaciones muy angustiantes que pueden llevar a la persona a desarrollar crisis severas de Ansiedad.

En condiciones relativamente normales, los síntomas del trastorno de ansiedad en la persona que los presenta, se manifiestan con un inmenso temor, con sensaciones que son exageradamente intensas y desagradables, aunque no exista un peligro real.

Por otro lado, los mismos síntomas suelen aparecer y acrecentarse, ante la incertidumbre y el miedo exagerado y catastrófico de lo que la persona cree que puede suceder, miedo que resulta ser paralizante y muy frustrante por la cantidad de limitaciones que poco a poco van truncando un normal desenvolvimiento social, familiar y laboral en la persona que padece este trastorno.

En cualquier caso es importante destacar que estos miedos suelen ser extremadamente exagerados, catastróficos y paradójicamente, poco probable que ocurra aquello a lo que tanto se teme.

Termina el año 2015, y el año que viene será un periodo de gran incertidumbre política para muchas personas, y esto puede causar trastornos de ansiedad, así que recomendable ya ir buscando su terapeuta especial.

Textos de apoyo del Psicólogo  Gerardo Velázquez.

Feliz 2016 sin incertidumbre.

Comenta con Facebook