Loading

Incidentes de confrontación personal preocupantes

Conforme pasa el tiempo, los candidatos afinan estrategias, la orientación fundamental bajar del primer lugar a Andrés Manuel López Obrador de Morena. Estamos viviendo un fenómeno político que desde hace mucho tiempo quienes nos dedicamos al análisis de los fenómenos sociales lo habíamos dicho, la inconformidad social se percibía en el ambiente, solo faltaba un detonador y en estas elecciones en eso se convirtió López Obrador, en detonante de la inconformidad social.
El reclamo a los gobiernos y partidos que han tenido el poder político lo hacen no solo los sectores económicamente más desvalidos, también grandes grupos de la clase media que se pauperizan y los pequeños y medianos empresarios acosados por las prácticas económicas neoliberales.
A poco más de dos meses de las elecciones, los partidos tradicionales siguen en desconcierto total, no hay estrategia que les permita ni siquiera acortar distancias. La complicada situación electoral del PAN y PRI no se resuelve con estrategia, tiene causas sociales lacerantes que están anidadas en el pueblo desde hace décadas.
Durante muchos años escuchamos expresiones de frustración, al mismo tiempo que inconformidades y protestas se replican en el país, dejaban que terminaran por desgaste o amedrentadas, pero no escuchadas.
Preocupa que ya haya reacciones de confrontación con los candidatos y expresidentes, como sucedió en Oaxaca en un evento del candidato del PRI Meade Kuribreña, por cierto, achacado el incidente al violento López Obrador, acusación poco creíble porque quien gana con más de veinte puntos a su más cercano perseguidor no tiene ni por qué usar este tipo de estrategias. Oaxaca es un estado en permanente levantamiento, una plaza difícil para los partidos tradicionales.
Estas reacciones se multiplican, el candidato independiente Jaime Rodríguez durante una gira, recordó que de niño fue aseador de calzado, para demostrarlo, lustró lo zapatos a una persona, una señora lo encaró, le dijo que no se burlara, que él no es parte del pueblo pobre, que lo que hacía era un insulto, El Bronco con risa forzada solo le respondió a la señora, “a poco así trata a su esposo”.
El incidente que tuviera Vicente Fox en un avión en donde una dama le dice “señor pensión”, Fox asustado la toma de un brazo, la dama le dice “suélteme, se les va a acabar la pensión”, Fox le contesta, “a usted también” y la dama retirándose le alcanza a gritar, “fíjese que no, yo vivo aquí en Estados Unidos”.
En el aeropuerto de Mérida un joven que se dijo perteneciente a una ONG confrontó a Ricardo Anaya candidato del PAN, le pidió que explicara lo del presunto lavado de dinero y de dónde salió su fortuna. Ricardo Anaya le contesta “quién te mandó”, el joven le contesta, “nadie”, Anaya se retira presuroso.
A Margarita Zavala, candidata independiente y esposa del expresidente Felipe Calderón le organizan una reunión con víctimas de la violencia, la gran mayoría mujeres, una de ellas habla con voz entrecortada, “desde el 2011 está desaparecido mi hijo por culpa de la guerra contra el narco que inició su esposo, ha causado muchas víctimas y usted nunca hizo nada por detener esta barbarie”, la señora Zavala desconcertada solo escuchaba inmóvil y pálida. Son expresiones de fuerte inconformidad, lo grave es que dados los niveles de hartazgo, de la confrontación verbal se pudieran ir a la agresión física, lo que sí sería grave y un pretexto para una vez más irse con todo contra ya sabes quién. O no.

Comenta con Facebook